Justo Saura, presidente de Pime Menorca | ARCHIVO

15

El comité ejecutivo de Pime Menorca ha denunciado este lunes que el borrador de la Ley Reserva de Biosfera que promueve el Consell de Menorca «recorta» libertades y que carece de consenso, además de provocar consecuencias económicas.

La patronal ha advertido en un comunicado de que la ley requiere de la asunción de competencias propias del Govern balear y del Gobierno, que considera de «difícil cesión».

Pime considera que la nueva normativa que se prevé aprobar en el Parlament conllevaría un aumento de los trámites burocráticos para las empresas «que mermará de nuevo la competitividad de la economía de Menorca».

Por otro lado, han denunciado que los conceptos relacionados como la capacidad de carga turística, de carga náutica, el modelo turístico de Menorca, la afluencia turística excesiva o la saturación de espacios públicos «provocará inseguridad jurídica a las iniciativas empresariales».

«Es necesario un marco jurídico estable para garantizar el crecimiento sostenible», ha advertido la patronal.

Además recuerdan que el borrador reúne diversas limitaciones y prohibiciones y piden un análisis económico de la incidencia de las medidas que contempla la normativa para cada una de las actividades afectadas.