Las instalaciones, inaguradas hace medio año, siguen sin entrar en servicio

4

El alcalde de Es Mercadal, Francesc Ametller, salió este jueves al paso de las críticas de L’Entesa por los retrasos en la apertura de la nueva piscina municipal. Un hecho que el presidente de la Corporación atribuye a la falta de personal y a la complejidad de los trámites.

Ametller asegura que la obra está «acabada» y que el personal municipal se encarga del «mantenimiento básico» mientras se está a la espera «de la licencia de apertura y actividad» y, también, de «la licitación para la gestión» de las instalaciones.

Todos estos trámites, admite el alcalde, son de competencia municipal, de ahí que «tiene prioridad máxima y hay un jurista y un técnico dedicados» a estas labores.

Noticias relacionadas

«Se ha retrasado un mes, en parte por vacaciones, cuarentenas y enfermedad de la covid del personal técnico», esgrime Ametller, quien señala a L’Entesa, que «sabe perfectamente la falta de personal con que contamos».

En cuanto a las críticas sobre la falta de previsión y no haber adelantado trámites durante las obras, «los informes de la actividad y apertura no se pueden realizar mientras no está concluida» la actuación. De ahí que el Ayuntamiento no haya podido «adelantar burocracia» como reclama L’Entesa. «Estas críticas para nada aceleran la apertura», lamenta Ametller.

El alcalde recuerda que en la piscina confluyen varios proyectos, y que cuando concluyeron las obras se presentó públicamente la instalación y se hicieron las correspondientes inspecciones. Es ahí cuando se tuvieron que solucionar varias deficiencias y ahora, una vez subsanadas, solo se está a la espera de los «permisos correspondientes».