En el Día contra el Cáncer de 2021 la AECC reclamó la reactivación del programa de cribado. | Josep Bagur Gomila

El anuncio de extender el programa de cribado de cáncer de colon a todas las islas menos Menorca por la falta de especialistas en aparato digestivo «es prestar una asistencia peor que al resto de ciudadanos de Balears», afirmó ayer el delegado del sindicato médico Simebal, Claudio Triay. Muy crítico y contundente se mostró asimismo el presidente de la junta del Colegio Oficial de Médicos en Menorca, Luis Navas, quien afirmó que «si en todas las islas se hace y en Menorca no, es condenarnos a ser ciudadanos de segunda». Y añadió que «los políticos deberían poner el grito en el cielo en defensa de los ciudadanos a los que representan».

Ambos médicos subrayaron además que la falta de digestólogos se debe a la incapacidad del Servicio de Salud de fidelizar a los profesionales que llegan. El Hospital Mateu Orfila contaba con cuatro especialistas de digestivo pero solo quedan dos; de los otros dos profesionales, uno, Paul García Cortés, se marchó a ejercer en Francia «porque ganaba el doble», espeta el portavoz sindical, y con él dejó el hospital también su mujer, endocrino. La otra baja es por la jubilación de la doctora Marisa Heredia.

La falta de digestólogos es evidente, pero Luis Navas recuerda que en su primera fase el programa es un cribado farmacológico y una prueba de laboratorio, «no hace falta un especialista en ese paso y el laboratorio no se saturará por realizar estas pruebas». Se refiere el galeno a las pruebas de sangre oculta en heces, el análisis de las muestras que las personas incluidas en el cribado depositan en los centros de salud para detectar pólipos o cáncer de colon precoz. Solo si esas pruebas muestran un resultado positivo se ofrece al paciente la posibilidad de realizarse una colonoscopia, donde ya interviene el especialista.

Noticias relacionadas

El presidente del Colegio de Médicos en Menorca no ocultaba ayer su decepción y enfado por la paralización del programa y clamó por una reacción de la clase política. «Es una cuestión de voluntad», aseguró, «si hacen caso omiso de algo tan importante como es la salud de los ciudadanos...». Navas emplazó a que el IB-Salut traslade especialistas de Palma, «si ya viene uno que venga más días, y si es por falta de presupuesto que supriman un asesor, que nadie sabe lo que hace y gana más que un médico, los menorquines no lo notaríamos, y sin embargo sí notaríamos que tenemos un especialista más».

El portavoz de Simebal, Claudio Triay, sabe que es difícil hallar especialistas pero su crítica incide en que no hay fidelización de profesionales. «Lo hemos advertido, cada vez hay más fuga de médicos e irá a peor porque se van a jubilar muchos profesionales», afirma. Francia es uno de los países que está captando médicos españoles con sueldos de hasta 12.600 euros al mes, sin hacer guardias y con formación y facilidades para instalarse y aprender el idioma.

Los pacientes

La voz de los pacientes, representados por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y su presidente en Balears, el doctor José Reyes, es más templada en esta a polémica. Reyes cree que el programa se debe implementar cuando se tengan los medios, es decir, especialistas, y confía en que la Conselleria está haciendo todo lo posible para cubrir las plazas y extender el cribado también a Menorca. «No tiene sentido extenderlo sin tener la capacidad de asumir la sobrecarga de trabajo», declaró, y consideró positivo el anuncio realizado por Salud porque «ahora está el compromiso de extender el programa al 100 por ciento de la población».