Sanitarios recogen muestras para pruebas diagnósticas

Seis olas de contagios, cerca de 20.000 positivos por el coronavirus SARS-CoV-2, decenas de hospitalizaciones y 78 muertes. Este es el balance de la pandemia en Menorca cuando este lunes se cumplen dos años desde que se diagnosticara el primer caso de covid-19 en la Isla, el 7 de marzo de 2020. Una semana después llegó el estado de alarma y el confinamiento.

En estos dos años al menos un 20,2 por ciento de los menorquines se ha contagiado, ya que los casos acumulados suman 19.375 sobre una población de 95.936 personas (censo 2021). Esta es la cifra oficial, la de los positivos validados por las autoridades sanitarias, pero en realidad son muchos más, ya que a esos positivos se le debe sumar un número indeterminado de casos que han quedado al margen de las estadísticas, sobre todo de la primera ola -cuando solo se hacían pruebas en los casos graves-, y en el pico de la sexta ola que aún no ha terminado, cuando debido a la explosión de la variante ómicron muchas infecciones se detectaron con autotests en los domicilios y no se validaron si no se requería una baja laboral.

Por municipios, la proporción de contagios ha sido más elevada en Ferreries, con un 25,12 por ciento de población que ha pasado la enfermedad, mientras que Sant Lluís, que no llega al 15 por ciento, es el que presenta una tasa inferior.

De las seis olas pandémicas, la primera, entre marzo y abril de 2020, y la última, desde finales del pasado octubre y comienzos de noviembre, han sido las más impactantes y las más mortíferas. El 31 de marzo de 2020 se registró la primera muerte con covid en Menorca. En abril se tuvieron que lamentar otros 10 fallecidos y se llegó a tener diez pacientes en la UCI, lo que obligó a a abrir una segunda y tener preparada una tercera.

Noticias relacionadas

La segunda ola, en verano de 2020, fue más leve, mientras que la tercera, en el invierno de 2020-21 fue más cruel, con 15 muertes y con picos de hasta 29 hospitalizaciones a finales de enero de 2021. La cuarta ola fue prácticamente insignificante en Menorca, mientras que la quinta, la ‘ola joven’ motivó un récord de ingresos en el ‘Mateu Orfila’, con 31 hospitalizados en julio de 2021.

La variante ómicron y el ‘efecto Navidad’ provocaron una sexta ola que rompió todas las marcas, una incidencia acumulada a 14 días con más de 4.200 casos por cada 100.000 habitantes y picos que alcanzaron los 468 positivos en un solo día, el 25 de enero. Todo ello desbordó la Atención Primaria, con más de 12.000 positivos en cinco meses.

En este último año de pandemia (del 8 de marzo de 2021 hasta este domingo) se han registrado dos picos asistenciales que han obligado a abrir una segunda UCI en el hospital, el 25 de julio de 2021, con 25 enfermos en planta y seis críticos, y el 18 de febrero de 2022, con 11 pacientes en medicina interna y 7 en la UCI. Un poco antes, el 7 de febrero, la presión fue más elevada, con 20 enfermos en planta y cinco en la UCI. El momento de mayor tensión en las unidades volantes fue el pasado 26 de enero, con casi 5.800 pacientes.

Pese a los miles de positivos diagnosticados en la sexta ola, el hospital pudo aguantar y no llegó a colapsar, gracias por un lado a los altos índices de vacunación (entorno al 90 por ciento) y a que la infección por la variante ómicron, totalmente dominante en este sexta ola, es más leve. Con todo, la sexta ola se ha cobrado hasta 27 vidas en Menorca, de las cuales 11 fueron en enero y otras 9 en febrero de este año. La pandemia, tras 24 meses aún sigue, pero el descenso en picado de las últimas semanas hace presagiar que el final está cada vez más cerca,lo que no significa la desaparición del virus y sus consecuencias, sino que la pandemia pase a endemia.