Esta línea de ayudas supone que los beneficiarios perciban, por parte de las administraciones, un máximo de 0,046 euros por litro de leche

El Fondo de Garantía Agraria y Pesquera de Baleares (Fogaiba), dependiente de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha convocado ayudas por valor de 1,8 millones de euros para mantener el sector lácteo de Menorca ante la crisis de suministros provocada por la COVID-19.

Estas ayudas, que este jueves se publican en el BOIB, se financian en un 44,44 por ciento a cargo del Consell de Menorca y en un 55,56 por ciento a cargo de la Conselleria y tienen como objetivo apoyar a las explotaciones de vacuno de leche por su carácter estratégico en Menorca.

La consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de la Concha, ha destacado este jueves que las ayudas «llegan en un momento muy oportuno dada la situación de especial dificultad que atraviesa el campo de Menorca por las consecuencias de la crisis de Ucrania y también la sequía».

Se trata de una de las medidas del plan de apoyo para la viabilidad, la modernización, la promoción y la comercialización del sector lácteo de Menorca (Provilac), firmado a finales del 2021 entre la Conselleria, el Consell de Menorca y el sector lácteo menorquín.

Esta línea de ayudas supone que los beneficiarios perciban, por parte de las administraciones, un máximo de 0,046 euros por litro de leche. Esta ayuda se suma al compromiso que han asumido también las industrias con la subida de dos céntimos por litro de leche de media que pagan a los ganaderos.

Los beneficiarios de las ayudas pueden ser titulares de las explotaciones ganaderas de vacuno de leche de Menorca que estén inscritas en el registro de explotaciones ganaderas como explotación de leche o mixta, que hayan producido leche durante el 2021, y que tengan actualizados los datos correspondientes al sistema unificado de información del sector lácteo en el momento de presentación de la solicitud.

De este modo, es subvencionable el sobrecoste en el mantenimiento de la actividad de los productores de leche de vaca por el impacto de la COVID-19, así como los derivados de la crisis de la cadena de suministros sobrevenida. Los gastos subvencionables corresponden al sobrecoste en la producción producido del 1 de enero al 31 de diciembre de 2021. La convocatoria establece la cuantía de la ayuda en función del número y de la raza de las vacas. Asimismo, el plazo para presentar las solicitudes es desde el día siguiente de la publicación de esta resolución en el BOIB y hasta el 25 de marzo de 2022.

Desde el Govern han remarcado que el sector de la leche y los productos lácteos han experimentado «perturbaciones económicas sobrevenidas» a causa de la crisis sanitaria derivada de la COVID-19. «Esta situación causa dificultades financieras y problemas graves de liquidez a los ganaderos», han manifestado antes de añadir que «la reducción de la actividad en el caso de la restauración y el sector hotelero ha provocado un desequilibrio grave en el mercado».

En este punto, han señalado que el hecho de que la producción láctea no se pueda adaptar a esta nueva situación con la rapidez necesaria «ha desembocado en un desequilibrio entre la producción y la demanda». La comercialización en toneladas de queso de la DOP Maó-Menorca bajó, en 2020, un 24 por ciento, e igualmente también lo hizo el valor de la producción comercializada otro 24 por ciento. La caída fue más acusada en el caso de la producción artesanal, con un 30 por ciento de bajada.

La cadena de valor del sector lechero de Menorca está formada por 130 explotaciones de leche y mixtas, que producen cerca de 50.000 toneladas de leche el año. La producción tiene un valor aproximado de mercado de 24 millones de euros.

A esta estructura de producción de leche se suman dos industrias procesadoras lácteas, nueve queserías industriales, 40 queserías artesanales y 34 maduradores de queso, que elaboran 3.161 toneladas de queso y 2.500 toneladas de queso amparado en la DOP Maó-Menorca.

El valor de comercialización del queso Maó-Menorca consigue la cifra de 16,5 millones de euros, mientras que el conjunto del sector lácteo genera una riqueza aproximada de 50 millones de euros a la isla y da trabajo directo a 600 personas en los diferentes eslabones de la cadena alimentaria.