La conservación tanto del litoral como del paisaje interior y el boscoso son valores que identifican la reserva | Redacción Local

El Consell aprobará el 11 de abril en sesión extraordinaria el borrador de la ley de reserva de biosfera que enviará para su tramitación al Parlament. Confía en que pueda estar aprobada antes de que finalice el mandato, por lo que cuenta con un año justo para cumplir ese objetivo.

El articulado ha sustituido el concepto ‘prohibir’ por el de ‘regular’ con el fin de mejorar el consenso con los partidos de la oposición, en particular el PP, que se mostró más crítico con el inicial tono prohibicionista. «No hay reparo alguno en utilizar ‘regular’, que al final deja a la soberanía del pleno prohibir o permitir», explica Josep Juaneda, conseller de Medio Ambiente, sobre quien recae el peso de esta iniciativa legislativa.     

No obstante, en el nuevo texto aún aparece algún artículo como el 25.2, referido a la caza y pesca fluvial, que arranca con un tajante «queda prohibida», aunque debe ser la excepción, a tenor de la argumentación expuesta ayer por los representantes del equipo de gobierno insular.

Competencias

Uno de los escollos, y más que previsible motivo de que la ley no concluya todo el itinerario parlamentario en lo que queda de legislatura, es el ambicioso incremento del techo competencial que prevé para el Consell. Las negociaciones para el traspaso de algunas materias como recursos hídricos ya se han iniciado, según apunta Juaneda, quien explica que se negociará en cada uno de los varios ámbitos que se abordan en esta ley.

Noticias relacionadas

Tanto como el traspaso es importante la dotación económica con la que lleguen las competencias.    Uno de los objetivos del camino que se quiere emprender con esta ley es «una gestión diferente del modelo turístico» y coherente con el crecimiento sostenible «del que Menorca es pionera».

Respecto a las diferencias con el texto dado a conocer en junio del año pasado, Juaneda explica que han desaparecido algunos artículos, cuyo contenido ha pasado a la exposición de motivos y se ha clarificado más el papel del Consell y el de la Agencia de la Reserva.

En el artículo referido a la apuesta por el sector primario se ha incluido también al sector pesquero, omitido en el anterior texto. También se ha incluido una disposición final sobre la eficiencia administrativa como criterio que ha de presidir todo el desarrollo normativo.

La presidenta Susana Mora elogia la iniciativa, que es la primera de estas características. En otros territorios hay leyes sectoriales, pero ninguna que aborde de manera global la gestión de un territorio con esta declaración.

Defiende además el objetivo de «seguir decidiendo qué queremos ser», asegura, para dar continuidad a la herencia paisajística y medioambiental de «las generaciones que nos han precedido».    La ley es una «hoja de ruta para gestionar la sostenibilidad» desde todos los frentes.