Imagen del encuentro entre la Asociación de Constructores y la presidenta Susana Mora.

La Asociación de Constructores de Baleares ha asegurado este jueves que la moratoria turística pone freno a los proyectos de reforma y rehabilitación en suelo rústico de «gran valor», y han indicado que así se lo han trasladado a la presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora.

Además, han añadido que la moratoria afecta a todas las licencias para hoteles de interior, agroturismos, hoteles rurales y núcleos tradicionales que han estado declarados posteriormente áreas turísticas, como Es Grau, Sa Mesquida, Es Murtar, Cala Llonga y Fornells.

«Nos preocupan todos los proyectos que estaban en fase de redacción en turismo rural, agroturismos y hoteles de interior que quedan ahora sin posibilidad de ejecución», ha subrayado el vicepresidente de la asociación, Climent Olives.

Por su parte, la directora de la Asociación de Constructores de Baleares, Sandra Verger, ha recalcado que «importantes inversiones para la isla pueden quedar seriamente comprometidas y quedarse sin realizar pasada la moratoria». En este punto, ha remarcado que muchos de estos proyectos incluyen la rehabilitación de casas rurales abandonadas y viviendas grandes en los pueblos para darles un nuevo uso y contribuir a preservar el patrimonio arquitectónico.

Durante el encuentro con la presidenta, los representantes de la entidad han criticado que la congelación de nuevas plazas durante cuatro años y la imposibilidad de iniciar nuevas actividades turísticas crea en el sector de la construcción «un grave perjuicio económico sin justificación que compromete inversiones a presente y a futuro, afectando a las cuentas de resultados de nuestras constructoras, grandes y pequeñas, y a todos los profesionales de las demás empresas auxiliares».

De este modo, han alertado que esta situación puede ocasionar una pérdida de puestos de trabajo «que no deseamos en estos momentos de reactivación económica a causa de la pandemia y la incertidumbre actual provocada por la invasión de Rusia a Ucrania».

La entidad ha explicado que desde el Consell de Menorca han puntualizado que la moratoria en la isla no afecta a las Áreas de Reconversión Territorial delimitadas en el Plan Territorial Insular (PTI), de modo que todas las viviendas de estas zonas de más de cinco años de antigüedad pueden seguir optando a licencia para el alquiler vacacional.

«Por tanto, en estos inmuebles se pueden seguir haciendo reformas o rehabilitaciones encaminadas a darles un uso turístico», han apuntado antes de matizar que los de menos de cinco años deberán esperar a llegar a esa edad o a la aprobación definitiva del PTI que eliminará este requisito.

«Según el Consell, el PTI se aprobará antes de finalizar la legislatura actual», han subrayado desde la Asociación de Constructores de Baleares, que entiende que esta aclaración sobre el alquiler turístico «abre un margen de actividad a las empresas».