Dos barcos comerciales en el puerto de Ciutadella, en una imagen de archivo.

1

El Govern obligará a las compañías navieras que operen en las rutas interislas a que mantengan una continuidad en el servicio durante un mínimo de 12 meses consecutivos, tanto en temporada alta como en invierno.

Se trata de poner fin a las navieras oportunistas que entran en el mercado balear en los meses previos al verano para rentabilizar el mayor flujo de pasajeros y luego deciden abandonarlo cuando el pasaje va a menos, como sucedió el año pasado, por ejemplo, con FRS. La naviera alemana se estrenó en la ruta en    mayo y se despidió en diciembre.

La permanencia durante al menos un año es una de las condiciones que contempla el proyecto de decreto de Transporte Marítimo para regular esta actividad entre las islas. El documento saldrá a exposición pública la próxima semana.

Las compañías interesadas en cubrir la ruta entre Ciutadella-Alcúdia-Ciutadella estarán obligadas, además, a mantener como mínimo una frecuencia diaria durante esos 12 meses exigidos en las condiciones.

En el caso de que se detecte una cobertura de frecuencias y otras prestaciones por debajo de los mínimos establecidos durante al menos cinco días, se entenderá que el servicio es insuficiente para satisfacer las necesidades de transporte. Será entonces cuando el Govern podrá declarar esta insuficiencia y abrir un procedimiento de autorización previa para que estas condiciones mínimas pasen a tener la condición de obligaciones de servicio público.

Si este procedimiento llegara a resultar igualmente insuficiente el decreto prevé la posibilidad de acudir al contrato de obligación de servicio público para garantizar el cumplimiento de las condiciones mínimas.

El proyecto de decreto que presentó ayer el conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, junto al director general de Transporte Marítimo, Xavier Ramis, a los representantes de los consells insulares, consta de seis capítulos y tres disposiciones adicionales. El objetivo es garantizar un servicio mínimo de conectividad entre las islas por mar.

El conseller destacó que la voluntad del texto definitivo que saldrá a partir de la exposición pública es que sea «el más consensuado posible con todos los consells y agentes implicados».

Además, el decreto regula el procedimiento de inscripción en el Registro balear de Navieras y los datos que debe incluir como el tipo de embarcación y el servicio que realiza. Contempla, por último, la obligación de velar por un transporte marítimo respetuoso con el medio ambiente y la sostenibilidad ambiental, la calidad y el confort.

Asimismo, se permitirán fondeos y escalas intermedias, todos los pasajeros deberán realizar el itinerario completo y no se permitirá la venta de billetes sencillos. Solo existirá una única categoría de billete de ida y vuelta llamado billete turístico.

El decreto de transporte marítimo también establece la obligación de velar por un transporte marítimo respetuoso con el medio ambiente, con la sostenibilidad ambiental, la calidad y el confort. Además, habilita al Consell de Govern para que pueda adoptar medidas específicas para salvaguardar estos valores.

En la rueda de prensa, tanto el conseller como el director general han destacado que en estos momentos Baleares cuenta con más conectividad que nunca en lo que se refiere a las rutas interislas. Además, han subrayado que otras navieras también han expresado su deseo de realizar estas rutas.