Jorge de Diego y Estefanía Medina durante la celebración de un pleno. | JAVIER COLL

11

La frustrada moción de censura en el Ayuntamiento de Sant Lluís a la que hacía referencia ayer la concejala Estefanía Medina a través de una carta fue promovida por Jorge de Diego, entonces concejal de Ciudadanos. Era agosto de 2020 y el intento no pasó de un borrador.

De acuerdo con el testimonio de este, la idea surge del descontento que la propia Medina le habría manifestado unos meses antes. En las conversaciones mantenidas entre ambos, la representante de Volem le habría mostrado su descontento «por su poca participación en los temas que eran de su interés y haber manifestado que su manera de pensar se acercaba más a lo que era Ciudadanos que a lo que era la izquierda, buscaba una salida para su situación y esa fue mi oferta», explica De Diego.

Este acota la iniciativa, «por supuesto era un asunto entre ella y yo, del que nada sabían ni el PI ni el PP porque quería prueba firmada de que sus intenciones eran reales», asegura el concejal, que unos meses después se dio de baja de Ciudadanos y en octubre del año pasado firmó el alta de afiliado en el PP.

De Diego asegura que Medina le llamó en varias ocasiones buscando apoyo para abandonar Volem, según la versión relatada ayer por este. La concejala anunciaba en su carta que dejará la política al acabar el mandato por razones personales, aunque no se descarta que pueda volver unos años después.     

El equipo de gobierno conocía las intenciones frustradas de la moción de censura por haber informado de ella su concejala, quien se habría guardado una copia del borrador de la misma.

Noticias relacionadas

Jorge de Diego argumenta que la iniciativa «respondía a unas inquietudes y voluntades por ella manifestadas y evidentemente no podía dejar pasar la oportunidad de darle una salida que beneficiase a los intereses políticos de los que éramos oposición por una diferencia de 50 votos exactos», recuerda.

Munición contra el PP

No entiende que este asunto haya salido ahora, a destiempo y como munición contra el PP por la crítica que este partido ha realizado sobre la gestión de los amarres de la costa de Sant Lluís y otros asuntos del área de Medio Ambiente, en manos de Estefanía Medina.

Precisamente habría sido una oferta de tener más responsabilidades y, por tanto, más retribución para la concejala que estaba    a disgusto en Volem uno de los argumentos que se habrían utilizado para persuadirla de apoyo a la moción de censura. Aunque esta versión no está confirmada ni concuerda con la idea de que la propia Medina estuviera en connivencia con el autor de la propuesta de moción.

El PP aseguró ayer desconocer los hechos relatados por Medina, con la que ni antes ni después de las elecciones «hemos mantenido reunión alguna y menos en el sentido manifestado por esta», y «rechaza de pleno» sus palabras «por ser totalmente falsas».

En la misma línea se manifiesta Llorenç Carretero, «también soy oposición y lo que dice esta concejala es mentira», apunta sobre la carta publicada ayer. De mociones de censura afirma no saber nada, «no he hablado con ella ni con el PP ni de este ni de otros asuntos», precisa.