El primer centro de patrimonial marítimo de Menorca se encuentra en Es Castell y podría abrir a principios de 2023 . | Gemma Andreu

El nuevo Museo Marítimo Thalassa ya ha adjudicado el contrato para la ejecución de las obras de adecuación museística, tras haber finalizado la primera fase de rehabilitación arquitectónica de las instalaciones. El importe de adjudicación asciende a 200.000 euros y se estima que las obras duren, aproximadamente, seis meses.

«El local ya está terminado, ahora falta llenarlo de contenido y preparar el relato museístico», explica la alcaldesa de Es Castell, Joana Escandell. Tras la primera fase, se han recuperado y restaurado las antiguas canteras de marés, conocidas como Sa Raval Vella, donde se ubicará este nuevo museo, en una zona muy cercana al campo de fútbol.

«El trabajo ha consistido en limpiar las paredes, adaptar el suelo, habilitar baños, instalar ventanas y dotar de luz al local», detalla Escandell. Una vez realizadas estas intervenciones de acondicionamiento y mejora de las canteras, el siguiente paso es organizar la colección de barcas y elementos marítimos de la exposición.

«El objetivo es crear un espacio de exhibición de equipamientos marítimos menorquines, con una ruta que tenga sentido y que incluya carteles y paneles informativos», adelanta Escandell. La colección incluirá un conjunto representativo de barcas tradicionales, como el llaüt, la tèquina o el bot, que ha conservado la Asociación Amics de la Mar, y diversos elementos del patrimonio marítimo menorquín.

También está previsto que se coordinen visitas, se impartan talleres y se organicen actividades para escuelas con el fin de explicar a menorquines y visitantes la importancia de la tradición marítima de la Isla. «Queremos poner en valor la relación entre Menorca y el mar», afirma Escandell. La alcaldesa confía que el museo pueda abrirse en los primeros meses de 2023.