Unos turistas se refrescan para sobrellevar las altas temperaturas en Cala en Blanes. | Josep Bagur Gomila

Menorca está por segundo día consecutivo en alerta por altas temperaturas, en lo que es la segunda ola de calor desde el comienzo del verano. Nuevamente, el aviso es de nivel amarillo por temperaturas que pueden llegar a los 36 grados, preferentemente en el interior.

Y es que en la jornada anterior el mercurio ya alcanzó cifras altas, como los 37 grados a los que se llegó en la estación de la Agencia Estatal de Meterología (AEMET) ubicada en Cala Galdana.

Pero sin embargo, el otro punto destacable de esta ola de calor son las altas temperaturas también por la noche. Las mínimas han sido de 23,9 grados en La Mola, 23,3 en Es Mercadal o 22,1 en Ciutadella, cifras ya habituales en los últimos días, situadas por encima de los 20 grados.

Por si no fuera poco, durante gran parte de la noche incluso el mercurio ha estado por encima de los 25 grados, con lo que técnicamente se denomina «noche tórrida». Ha sido el caso de los datos registrados en la estación de Ciutadella: a medianoche la temperatura estaba en 26,3 grados.

Por el momento, parece que a corto plazo no habrá más días con alerta de calor en Menorca, pero esto no significa que el calor siga apretando durante toda la semana. Y es que desde mediados de julio ya se ha entrado en lo que se conoce como 'canícula', el periodo más caluroso del año, hasta la segunda quincena de agosto.