La fuenta de la Plaça Esplanada, con el agua cortada. | Gemma Andreu

«No tenemos capacidad suficiente para sacar de los pozos la cantidad de agua que se está demandando. No podemos llenar los depósitos al ritmo al que se vacían». Son las contundentes palabras del alcalde de Maó, Héctor Pons, quien este jueves compareció junto a la primera teniente de Alcaldía y concejal de Medio Ambiente, Conxa Juanola, para alertar de la «crítica» situación en la que se encuentra este verano el sistema de suministro de agua en el municipio y para hacer un llamamiento a la ciudadanía y, sobre todo, a los grandes consumidores para que extremen las medidas de contención del gasto.

Las altas temperaturas, la escasez de lluvias, la fuerte recuperación de la actividad económica y el aumento de la presión humana sobre la Isla han provocado la tormenta perfecta, adelantando problemas más propios de las postrimerías del verano. «Hidrobal (la empresa concesionaria del servicio de suministro de agua) está realmente preocupada. Si no se toman medidas, no se puede garantizar al cien por cien el suministro este verano», advirtió Juanola. El riesgo, que haya que terminar tomando decisiones «drásticas», restricciones horarias al suministro donde es más necesario, en los hogares.

Para evitar llegar a esa situación el Consistorio ya hace semanas que ha puesto en marcha medidas a su alcance, como el corte del riesgo en jardines y rotondas, el cierre de fuentes ornamentales, la revisión de la red de saneamiento para detectar fugas o la orden de extrema precaución para los grandes consumidores públicos como equipamientos deportivos. También ha remitido cartas a los grandes consumidores privados, así como a la Autoridad Portuaria de Balears, y este mismo viernes ha emitido un bando municipal alertando del problema y recomendando medidas de ahorro a la ciudadanía.

Noticias relacionadas

Por el momento se tiene que conformar con recomendaciones ya que no se ha activado el plan de sequía. Entre esas recomendaciones, más allá de los pequeños gestos domésticos, se hace especial hincapié en no regar en las horas diurnas y en revisar las fugas de las piscinas para no tener que rellenarlas, así como, por ejemplo, evitar lavar los vehículos con agua.

En paralelo está tratando de incrementar su capacidad de extracción de agua del acuífero, reclamando más caudal para los pozos de reserva a muy corto plazo y explorando la activación de nuevos pozos con la vista puesta ya en próximos veranos. En el largo plazo está trabajando en varios frentes como la financiación para el nuevo colector de la ronda sur y el abordaje de la reclamada gestión del agua con visión insular. «El problema no se soluciona sacando más agua, sino haciendo un mejor uso».

Soluciones a largo plazo

El Ayuntamiento de Maó ha realizado recientemente la petición formal al Govern para que habilite la comprometida partida para financiar buena parte de las obras de construcción del nuevo colector de la ronda sur. La idea es que ese colector evite la intrusión marina en el colector del puerto, que hace prácticamente imposible la reutilización del agua para usos urbanos o agrícolas. Es un paso imprescindible para el viejo anhelo de hacer tratamiento terciario en la depuradora.

Las claves
  1. Llamamiento a la población para reducir el consumo

    El Ayuntamiento tiene listo un bando municipal para alertar a la población de la «crítica» situación y recomendando medidas como no regar en horario diurno, no rellenar piscinas o evitar lavar los coches con manguera. Se busca que la ciudadanía sea consciente del problema y en especial los grandes consumidores,

  2. No descarta cortes en el suministro de los domicilios

    No es una situación a la que el Ayuntamiento quiera llegar, pero advierte de que puede ser una realidad si no logran el efecto deseado las medidas de ahorro, los llamamientos a los consumidores y la búsqueda de nuevas vías de extracción. «No podemos descartar medidas drásticas», explica el alcalde, en alusión a posibles restricciones horarias en el uso doméstico de agua.

  3. En busca de más extracciones para capear la crisis

    Ante la crisis de escasez de agua el Ayuntamiento explora vías para poder contar con más caudal. Tiene permiso para analizar las posibilidades de dos nuevos pozos y reclama al Ministerio de Defensa que autorice más caudal en los pozos militares de reserva. No obstante, insiste en que lo más importante es reducir la demanda en aras de la sostenibilidad.