El consumo vinculado directamente a la población alcanza prácticamente el 90 por ciento | Josep Bagur Gomila

Casi dos terceras partes del agua que se consume en Menorca corresponde a las redes públicas de abastecimiento urbano, según los datos del Plan Hidrológico. La actividad agrícola, citada siempre como uno de los sectores de mayor utilización de agua para riego y abastecimiento del ganado, se lleva el 16 por ciento, menos que en Mallorca donde la actividad agraria supone el 18,2 por ciento.

El segmento identificado como viviendas aisladas, que son aquellas que cuentan con abastecimiento de pozos propios o ajenos a las redes municipales, representa el 12,1 por ciento del agua que se consume en la isla.

A la industria corresponde un 7,5 por ciento, mientras que a campos de golf se destina un 1,3 por ciento. Solo hay uno y, por ley, utiliza agua depurada, por lo que no tiene incidencia en el cómputo general de la demanda para consumo.

El agua que se utiliza para riego de parques y jardines públicos es insignificante, no alcanza el 1 por ciento de la demanda total de agua.

Solo la isla de Eivissa supera en poco más de cinco puntos (68,4 por ciento) el abastecimiento urbano, también es muy superior la demanda de viviendas aisladas. El consumo vinculado directamente a la población alcanza prácticamente el 90 por ciento, mientras que en Mallorca el abastecimiento urbano y el de viviendas aisladas no supera el 70 por ciento.