Un avión de Vueling en la operación de despegue en el Aeropuerto de Menorca. | Gemma Andreu

6

Los vuelos de Vueling han registrado este fin de semana más de cien casos de overbooking, unos 90 en un solo día, lo que ha supuesto que otros tantos pasajeros no hayan podido subir al avión por sobreventa de billetes. Los últimos que realizan la facturación on line o en el mostrador son los afectados.

La    línea con Barcelona, la de mayor tránsito aéreo con la Isla, es la que sufre mayor incidencia del problema, que se ha observado durante todo el verano y se ha agudizado en septiembre. No es exclusivo de esa línea, también se ha dado en destinos como París y Bilbao en vuelos de esta compañía.   

«Es una estafa consentida por la ley», explicaba ayer un pasajero indignado por quedarse en tierra en el primer vuelo a Barcelona y perder la cita médica que tenía concertada. Estos son los casos más dolorosos, pero en general todo el que viaja tiene un motivo para hacerlo y, por tanto, sufre el problema en mayor o menor medida.

Según las explicaciones que recibió, Vueling dedica a los vuelos con Menorca cuatro tipos de avión, A-319, A-320, A-320 neo y A-321, cada uno de los cuales tiene una capacidad distinta, 144, 180, 186 y 220 plazas respectivamente. El cambio de avión sobre la previsión inicial conlleva una merma de capacidad y que no puedan viajar todos los pasajeros con billete, aunque esa explicación no aborda el fondo del problema, que es la práctica de la sobreventa. En Estados Unidos ya está prohibida desde hace tiempo.

De nada sirve haber sacado el billete con antelación, si se han vendido más de 220 plazas y se destina al vuelo un avión de 186 como ha ocurrido en fechas recientes. Ocurre sobre todo en el primer vuelo de la mañana, lo que permite recolocar pasaje en los siguientes.       

Entre 300 y 900 € por noche

Cuando el overbooking sucede en el último vuelo del día, la cosa se complica para el pasajero, por cuanto se le ha de facilitar un hotel en el que pernoctar. Consta que este verano Vueling ha pagado entre 300 y 900 euros por una habitación doble en hoteles de Menorca para hacer frente al problema. Además ha de asumir la indemnización que corresponde a los pasajeros, y que se fija en función del kilometraje. Las que se pagan aquí con más frecuencia (vuelos con Barcelona) son 250 euros si la espera es superior a dos horas y 125 si es menor.

Pero la indemnización no es automática, la ha de solicitar y gestionar el pasajero y, en más de una ocasión, reclamarla a través de un teléfono de marcación 902, es decir, de pago. «Lo malo es que pese a todos estos problemas y el abusivo overbooking, eres prisionerio de Vueling», agrega este resignado pasajero.