La tromba de agua en la zona de ocio del puerto de Ciutadella.

El temporal derivó en una noche de lo más agitada para los servicios de emergencias, entre bomberos, policías locales y voluntarios de Protección Civil que tuvieron que multiplicarse para atender centenares de llamadas, algunas de las cuales tuvieron que quedar en espera hasta entrada la mañana.

Al advertir que la tormenta arreciaba cada vez con más fuerza y tras comprobar como diluviaba    por el camino del faro de Punta Nati, en dirección a Es Pla, agentes de la Policía Local de Ciutadella se dirigieron hasta allí e instaron el desalojo de los locales de ocio que permanecían abiertos a las 3 de la madrugada.

_JB_7666.jpg
El inicio de Es Pla y toda la zona de ocio quedaron inundados. | Josep Bagur Gomila
Noticias relacionadas

Los policías ordenaron el cierre de los bares y discotecas, con la colaboración de sus propietarios, e indicaron a los clientes que se marcharan del lugar. La decisión resultó de lo más acertada porque el agua cayó con más fuerza poco después y la riada en dirección al puerto anegó por completo toda la zona de Es Pla.

La grúa retiró algunos vehículos, también en otras calles de la ciudad. En las inmediaciones de la futura Clínica Juaneda, cerca de Sa Caleta, varias planchas de la obra cayeron a la calzada. Por momentos la Policía Local quedó desbordada ante tantos servicios, por lo que se tuvieron que movilizar    otros cuatro agentes, que no estaban de servicio, y el propio inspector jefe, que ya había acudido horas antes.