Joana Febrer, alcaldesa de Ferreries. | Josep Bagur Gomila

Acaba de comenzar el curso, que concluye con las evaluaciones finales de mayo o junio, según los estudios, o, en el caso del curso político, en la reválida del último domingo de mayo. Es la última oportunidad para hacer los deberes o cambiar de carrera.

Joana Febrer, alcadesa de Ferreries por la Entesa, ha sido la primera en confirmar que el año que viene concluye su trayectoria en la vida política. «Tengo 68 años, cuando concluya el mandato habrán sido 16 en el Ayuntamiento y acabaré el compromiso  que asumí», explica.

No sabe, o no lo revela, quién recogerá el testigo, «la Entesa es un colectivo fuerte, aglutina gente de sensibilidades distintas unidas en un objetivo político, sin dependencia de ningún partido en concreto, funciona como asamblea, no habrá problema para encontrar un buen candidato»,    asegura.

Lo cierto es, sin embargo, que quienes hace tres años parecían los más preparados (Xec Pons y Xisca Allès) para asumir el relevo del carismático Josep Carreres, ambos con experiencia municipal, han dado por diversas razones un paso al lado. Pero la Entesa se ha distinguido siempre por tener buena y joven cantera.

Joana Gomila

La alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila, no deja la política pero sí el puesto que ha ocupado en los dos últimos mandatos. Como en el caso de Ferreries, cede una plaza con mando y el listón alto, ya que es la única institución menorquina en la que el PSM ha ganado elecciones dos veces en los últimos 40 años.

Sobre la sucesión se han abierto dos corrientes, quienes apuestan por un perfil con larga experiencia e imagen pública como Nel Martí o Maite Salord, y quienes promueven o un miembro del actual equipo o un candidato de renovación que marque un relevo generacional. Esta parece ser la corriente más numerosa, la que propugna continuidad frente al «regreso de otras épocas y de las viejas glorias», según el análisis de un militante.

Hay un movimiento discreto y un debate intenso, «sin nervios, aún estamos lejos», señala otro, quien reconoce que de los siete miembros del actual equipo municipal habrá una renovación de en torno al 50 por ciento. Puede que no haya prisas pero algún miembro del equipo actual se postula para asumir el reto.

Alaior

La ruptura de la candidatura Junts per Lô abre un nuevo panorama competitivo para la izquierda en Alaior. Tras esa experiencia, Més per Menorca concurrirá en solitario con Víctor Ferrer como candidato mejor colocado para encabezar la lista. Le delata la actividad en redes sociales y el trabajo remunerado que desarrolla al amparo del partido.

En Es Mercadal, donde la fuerza nacionalista tiene principal influencia en la candidatura de la Entesa de Es Mercadal i Fornells, se prevén pocos cambios respecto al equipo actual, renovado hace cuatro años. En el resto de municipios participa integrado en las respectivas agrupaciones de electores.