La máquina que perfora el asfalto para construir la zanja de la canalización eléctrica, en el Camí d’en Kane. | Josep Bagur Gomila

Falta un ‘papel’, motivo suficiente para que el departamento de Carreteras del Consell haya ordenado la paralización de las obras del parque fotovoltaico Agrisolar que se construye en la finca de Llucatx, Es Mercadal. Se trata de la autorización para ocupar parte del trazado del Camí d’en Kane, por donde discurre la canalización hacia la subestación de Es Mercadal.

La constructora asegura que dispone de todos los permisos del Govern y de los ayuntamientos e incluso publicó un anuncio el lunes en estas páginas informando sobre la afectación de las obras en esta vía. «Entendemos que podíamos trabajar en todos los tramos», explica un portavoz de la citada constructora, CHM.

El problema es que la titularidad del Camí d’en Kane ha pasado a manos del Consell tras haberse resuelto el litigio interpuesto por el Ayuntamiento de Alaior sobre esa carretera y otras tres de este término municipal para que fueran consideradas parte de la red secundaria insular y como tal han sido asumidas por el Consell.   

Montse Morlà, consellera de Movilidad, explica que el 18 de agosto mantuvieron una reunión con la empresa para exponerles que las obras en carreteras necesitaban autorización previa al envío del proyecto constructivo. Señala que se han saltado ese trámite y el miércoles, antes de firmar la resolución de paralización de las obras, se les comunicó verbalmente.   

Sin demora

Ello no habría de repercutir en una demora de las obras, «por nuestra parte no se retrasará, pero las cosas han de hacerse bien, el proyecto es importante y además somos conscientes de la presión por cumplir plazos para no poner en riesgo la subvención», explica Morlà. Su intención añade no es poner obstáculos innecesarios, «somos los primeros interesados en que estos proyectos salgan adelante».

Noticias relacionadas

El alto a las máquinas en la carretera no impide que se trabaje en otros puntos de las obras, que han comenzado justamente por abrir las zanjas en el Camí d’en Kane. Otros caminos por los que discurre la conducción de la energía que se genere en Llucatx son el de Sa Roca y el de Sa Cucanya, en total 11,5 km de recorrido por los términos de Es Mercadal fundamentalmente y Alaior.

La empresa tenía previsto solicitar más adelante la autorización para cruzar la Me-1 a la altura de Sa Farinera de Es Mercadal para completar el itinerario hasta la subestación.    El resto del trazado    consideraban que discurría por caminos municipales.

Ahora tendrán que rehacer el plan de obra y encaminar las máquinas a las vías municipales, donde sí tienen permiso, o a preparar el terreno que albergará los paneles. La planta se ubica en el margen izquierdo de la finca en sentido Fornells, por lo que no afecta la carretera Me-7, que une esta población con Maó.

Fuentes de CHM aseguran que la reunión a la que alude la consellera fue para presentar el proyecto constructivo y no se percataron de la autorización que    concede y ahora exige el    Consell. Ambas partes ofrecieron máxima colaboración.

Los plazos apuran, ya que los trabajos han de estar terminados a comienzos de año y la conexión realizada antes del 30 de junio, según las condiciones del IDAE para cobrar los 2,6 millones de subvención concedida a este proyecto cuyo presupuesto total alcanza los 13 millones.   

El apunte

De los elogios de Consell y Govern al ‘paren máquinas’ al día siguiente

El Consell, por medio de Josep Juaneda, y el Govern, a través del vicepresidente Yllanes, se hacían eco el lunes de la importancia de este proyecto, que con 20 MW es el de mayor potencia de los tres que se hallan ya en obras. El martes se publica esa información con las citadas valoraciones de elogio por tratarse de    iniciativas que contribuyen a avanzar en la Estrategia 2030 de descarbonización. Y el miércoles, un funcionario del departamento de Carreteras se persona en el Camí d’en Kane y les avisa de que deben detener las obras, que han comenzado sin su autorización. La constructora alega que creía que la vía era municipal pero acata la orden, que ayer le llegó por escrito.