La programación de plazas aéreas para los meses de invierno hace augurar que el Aeropuerto de Menorca registrará cifras récord de pasajeros también durante la temporada baja.   

El Aeropuerto de Menorca alcanzará este invierno las mayores cotas de conectividad aérea de su historia en temporada baja. Las compañías han programado de noviembre a marzo más de 6.000 vuelos, un 32 por ciento más que en el último invierno previo a la pandemia, con una capacidad conjunta para dar cabida a 705.000 personas. La Isla va a contar con conexión directa con nueve destinos, algunos tan novedosos en los meses fríos como París, Málaga, Eivissa y Bilbao, además de Londres, Valencia, Madrid, Palma y Barcelona, las rutas que ya se han venido ofreciendo en los últimos años. Nunca antes había sido tan amplio el abanico de posibilidades para viajar en invierno a Menorca o desde Menorca sin necesidad de hacer escala en otros aeropuertos.

La inaudita programación de vuelos que maneja AENA –siempre sujeta a modificaciones por parte de las aerolíneas– para este invierno es en parte fruto de la apuesta de las compañías por un destino con una demanda cada vez mayor en temporada baja, pero también es en gran medida el reflejo de la apuesta de las administraciones, en especial del Consell insular, por incentivar la conectividad en temporada baja con dinero público a través de los llamados convenios de comarketing, que implican la apertura y el mantenimiento de rutas aéreas que la demanda existente no hace del todo atractivas para el sector.

Es por ese impulso público, en este caso de la Fundació Foment del Turisme de Menorca, por el que se explican rutas como la de Londres, París y Bilbao, pero también –cabe no olvidarlo– otras como la de conexión con Madrid, fruto de una Obligación de Servicio Público para la que el Gobierno tiene que poner dinero porque las compañías todavía no muestran interés por operar la ruta invernal sin ayuda pública. La programación de este invierno también deja ejemplos de iniciativas puramente privadas, como las nuevas rutas con Málaga (Ryanair) y Eivissa (Uep Fly), aunque son apuestas tímidas, con muy pocas frecuencias semanales.   

Novedades

Las conexiones nacionales, con un total de siete destinos y diez rutas (con Barcelona y Palma opera más de una compañía), concentrarán más del 90 por ciento de la oferta de plazas en vuelos con destino u origen en la Isla. Serán cerca de 650.000 asientos con una enorme preponderancia de las conexiones estrellas del Aeropuerto, Barcelona y Palma. En la conectividad con el mercado nacional cabe destacar algunas novedades, como la retirada de Ryanair de la ruta con Valencia (queda en manos solamente de Air Nostrum) y el decreciente interés de la low cost irlandesa por competir con Vueling en la ruta con Barcelona (ya no volará los martes y los miércoles).

Siguiendo con las conexiones nacionales, vale la pena poner el foco en la ruta menorquina que históricamente ha registrado un mayor tráfico de pasajeros, la que une la Isla con Barcelona. En este punto que Vueling ofrecerá en la mayoría de semanas –cuando sube la demanda suele ajustar la oferta– entre cuatro y cinco frecuencias diarias. Un año más vuelve a haber competencia en la ruta, pero prácticamente testimonial. Vueling acaparará el 85 por ciento de la oferta de vuelos entre Menorca y la capital catalana.

Aunque tiene trascendencia cualitativa, la oferta de plazas en las conexiones internacionales será mucho menor. Entre las rutas de Londres y París AENA informa de que se ofertan 54.000 plazas. El Consell abre una novedosa puerta invernal con el mercado galo, que en los últimos años experimenta un auténtico flechazo con Menorca, con una gran presencia en la Isla tato de turistas, como de propietarios de segundas residencias y empresarios. Vueling operará una ruta con París-Orly que permitirá a los franceses hacer con mayor comodidad lo que muchos ya venían haciendo con escalas, plantarse en la Isla en invierno. Obviamente, los menorquines podrán hacer el trayecto inverso. Vueling toma el relevo de Easyjet y pasará a hacerse cargo también de la ruta con Londres. En ambas, la compañía programa dos frecuencias semanales.