La escultura simboliza el deseo de unir, coser y restablecer las fracturas del planeta. | Gemma Andreu

Un informe y resolución desfavorables de David Martínez, director del Parc Natural de s’Albufera des Grau, en relación a «La aguja de la giganta», la escultura de cinco metros ubicada en la playa de Mongofra hace 10 años, insta a la retirada de esta obra. Entre otros motivos, el informe señala que degrada el paisaje natural, se encuentra en un Área de Conservación Predominante y en una zona de elementos biológicos de importancia excepcional, sensibles a actividades humanas.

La escultura, obra de la artista Nuria Román, quedó ubicada en tan singular paraje en 2012, con el apadrinamiento del Ayuntamiento de Maó que tramitó los permisos concedidos y renovados desde entonces. Es una instalación Land-art que forma parte de un proyecto global. La aguja gigante se ubica en la latitud 40º de Menorca para unir, coser y restablecer las fracturas del planeta con arte, de una forma simbólica, ha explicado la autora.

Ahora, tras solicitarse una nueva prórroga para que la escultura pueda permanecer otros cuatro años en Mongofra, ha sido cuando la Conselleria de Medio Ambiente del Govern ha tramitado a la Demarcación de Costas el informe desfavorable del director del Parc Natural ya que la playa se halla en este espacio protegido.

Una infracción 'grave'

El informe incorpora que en base a los cambios legislativos la promotora de la escultura puede ser responsable de una infracción administrativa grave relacionada con la conservación de espacios de relevancia ambiental. Añade que la obra se instaló sin permiso previo obligatorio, que debía de haberse tramitado según el procedimiento de evaluación ambiental simplificada y que ya contaba con dos informes desfavorables del anterior director del Parc Natural, en 2018 y 2019. Antes de la retirada de la obra, la promotora deberá presentar un informe previo favorable que incluya el proyecto de restauración del lugar donde está ubicada.

Román señaló ayer a Menorca - Es Diari que el Consell alegará a este documento que ha sido remitido al director de Espacios Naturales y Biodiversidad del Govern para hacerlo llegar a la Demarcación de Costas. «Respetamos el Parc Natural, no es una escultura para ser visitada y tiene un plazo de vida, lo importante es su simbolismo», indica la artista.