Vista general de la playa de Mongofra, donde en el centro se halla la escultura de Nuria Román. | Gemma Andreu

La escultura «La aguja de la giganta» aporta valor añadido al paisaje natural de la playa de Mongofra, donde fue ubicada hace 10 años. Este es uno de los puntos en que fundamenta la Conselleria de Cultura del Consell las alegaciones dirigidas a la Demarcación de Costas que presentará este mismo viernes para defender la permanencia de la obra creada por la artista Nuria Román a modo de simbolismo para coser las fracturas del planeta en la latitud 40º.

gg021122002 (12).jpg

Noticias relacionadas

«No compartimos la visión que ha hecho el director del Parque Natural de s’Albufera des Grau», explica el conseller Miquel Àngel Maria. El informe insta a la retirada de la escultura por considerar que impacta sobre un paisaje natural no degradado, se halla en un Área de Conservación Predominante y en una zona de elementos biológicos de importancia excepcional, sensibles a actividades humanas, según David Martínez. Además contempla posibles daños al sistema dunar de la playa si es frecuentada por personas que la visiten.

La posición del Consell difiere de la del director de s’Albufera. Señala Maria que la obra está mucho más cerca de la orilla que de las dunas, por tanto no puede dañarlas, y que es una obra perfectamente asimilada a la playa. «Paisaje natural no es sinónimo de Medio Ambiente», indica el conseller que pide el mantenimiento del monumento. El convenio europeo de paisaje indica que la cultura y el arte aportan valor al paisaje, recuerda el conseller.