Pedro Orfila | Archivo

Pedro Orfila Carreras (Sant Lluís, 1952) ha fallecido este miércoles. Fue hombre de múltiples ámbitos, inquietudes y actividades por su polifacética personalidad, que llevó a cabo desde Maó, ciudad con la que se sintió plenamente comprometido: empresario, ‘viajante’ de bisutería, presidente de Alianza Popular y del Partido Popular de Maó después, concejal en la oposición, comerciante, presidente de la junta local de la Asociación Española contra el cáncer y presidente de ARCA-Menorca.

Apreciado y conocido como ‘Pedro Periquet’ por haber nacido en Can Periquet (Sant Lluís), a los 18 años empezó con su padre su etapa como ‘viajante’ de bisutería, que incluyó también la asistencia a ferias en Madrid, Milán y París.

De la mano de Gabriel Cañellas, en 1983 se afilió a Alianza Popular y durante catorce años desempeñó la presidencia de la junta local de AP en Maó, que tras la integración con el PDP y el Partido Liberal dio paso a la creación del Partido Popular. Cañellas lo incorporó a la ejecutiva regional del PP balear. Tras cesar como presidente del PP-Maó siguió formando parte de la junta local como vocal.

En dos ocasiones concurrió a las elecciones municipales por esta formación política, en 1987 y en 1991, con Antonio Pons Villalonga y Narciso Tudurí como cabeza de lista respectivamente. Durante ocho años ejerció como concejal del PP en la oposición, siendo alcalde de Maó el arquitecto Borja Carreras-Moysi.

También fue asesor de los presidentes Cañellas y Jaume Matas en el Govern balear y posteriormente presidió el Consejo Asesor de IB3, reincorporándose más tarde a este organismo como vocal.

Noticias relacionadas

Padre de una niña nacida en Brasil, que adoptó con su esposa, Carmen Pons, Pedro Orfila creó la asociación ARCA-Menorca, que llevó a cabo varias acciones solidarias en aquel país de Sudamérica, como la construcción de un orfanato, pozos de agua potable y una escuela de artes y oficios. También promovió el desplazamiento de un equipo de dentistas de Maó a Puerto Príncipe (Haití) que llevó a cabo un plan de choque para la población infantil.

Inquieto y dinámico, impulsó la construcción de dos poblados con viviendas en Brasil.

Orfila demostró su iniciativa solidaria durante la guerra de los Balcanes. Gracias a la colaboración de Iscomar y ‘Can Doga’ logró reunir y transportar a la antigua Yugoslavia treinta toneladas de alimentos y medicinas. En una entrevista de Juan J. Quetglas publicada por el diario MENORCA en noviembre de 2011, Pedro Orfila explicó que «en Sarajevo estaban operando a lo vivo, sin anestesia, y precisaban un medicamento que nosotros transportábamos; de inmediato quisimos llegar a esta ciudad, pero sin salvoconducto no me dejaban entrar. Afortunadamente, llevaba un carné del diario MENORCA como corresponsal de guerra y se hizo el milagro».

Cofundador del Centro Cultural de Sant Lluís, durante doce años fue el vicepresidente del CB La Salle, cuando Nito Villalonga era presidente. Propuso, pero no lo consiguió, que el Polideportivo Municipal Sínia Costabella se denominaba ‘Padre Petrus’.

En aquella entrevista, Pedro ‘Periquet’ declaró: «Brasil, Sarajevo… todo lo vivido ha dado una nueva dimensión a mi vida, y sin ser de izquierdas, que no lo soy, no descarto nada por sistema. Por principio no soy un ‘anti’, creo en la fuerza del trabajo compartido y en todo cuanto emana del humanismo cristiano, que si profundizas en el, va más allá de muchas de las teorías vanguardistas o de las llamadas rompedoras».

Pedro Orfila se definió «profundamente cristiano, y por ello rechazo el pesimismo; por ello sigo apostando por un mundo más justo y mejor. Porque, además de mis creencias, he aprendido que el hombre también es capaz de sentir y trabajar para consolidar un mucho con menos sufrimiento, más humano y más solidario».