Para el GOB los hoteles de Son bou son el ejemplo más emblemático de esta masificación.

El GOB Menorca ha programado una salida a Son Bou para explicar los problemas de masificación turística que sufre la isla en verano, en el marco de la campaña reivindicativa «La Menorca In-SOS-tenible». En concreto, la excursión tendrá lugar el próximo 20 de noviembre y el reto es denunciar las consecuencias negativas del aumento de la presión humana.

La entidad ecologista ha explicado este jueves en un comunicado que la masificación turística es un fenómeno que ha llegado en los últimos años a la isla y han lamentado la falta de reacción por parte de las instituciones públicas.

«La última encuesta del Institut Balear d'Estudis Socials muestra que, para la población menorquina, la cogestión derivada de turistas y vehículos es el primer problema por delante de la incertidumbre económica o la subida del precio de la energía», ha señalado.

El GOB ha recordado que este verano se han superado todos los récords de turistas en Menorca, así como el número de vehículos, un hecho que a su juicio «constata que la promoción de nuevos productos turísticos presentados como sostenibles y desestacionalizadores no sirven para distribuir mejor la carga humana en la isla, sino para incrementarla».

Además, han advertido que la falta de control sobre el alquiler turístico ha provocado que se dispare este tipo de oferta ilegal, pero también se está renunciado a aprovechar la modernización de los alojamientos de costa de los años 70 para reducir las plazas.

«Los hoteles de Son Bou son de los ejemplos más emblemáticos, tras cincuenta años de su construcción la promotora presenta un proyecto que plantea mantener las mismas plazas, duplicando la superficie destinada a piscinas e incrementar en más de 5.000 metros cuadrados los actuales edificios», ha precisado.