Algunas de las estructuras que han salido a subasta. | Ports IB

Las obras de remodelación del puerto de Fornells, que llevan ya algunos años en marcha con una gran inversión económica por parte de Ports y una controversia no menor, conllevan la retirada de dos pantalanes flotantes instalados en 2008. El organismo público del Govern no está dispuesto a dejar pasar la oportunidad de lograr algún ingreso, aunque sea menor, por estas dos infraestructuras que ya no necesita, y por las que ha sacado una subasta.

Los módulos de estos dos pantalanes, más sus fingers y torretas, se ofrecen a cualquier interesado en su reutilización o tratamiento como chatarra. El importe de salida de la subasta, que se convocó hace algo más de un mes, asciende a 11.629 euros.

Con los correspondientes criterios de actualización, Ports considera que el valor de estas infraestructuras portuarias sube a casi 350.000 euros, pero sobre esta cantidad hay que aplicar una amortización de catorce años, casi al límite de su vida útil, que estaba    calculada en quince años. De allí se desprende un valor real actual de 23.258 euros, pero por su estado de conservación y por los trabajos que requeriría volver a instalarlos en otro emplazamiento, Ports estima adecuado aplicar una rebaja en el precio de salida del 50 por ciento.

El lote que ofrece Ports está integrado por varias unidades de pasarela de 9x2 metros, 192 metros lineales de pantalán modular de 2,5 metros de ancho, veinte unidades de brazo finger de cuatro metros, 49 fingers de distintas dimensiones comprendidas entre los cinco y los ocho metros, y 37 torretas (puntos para el suministro de electricidad) de 16 amperios.