Este lunes se celebra el Día Mundial frente a la Diabetes

Un total de 5.593 personas han sido diagnosticadas de diabetes mellitus en Menorca por el sistema público de sanidad de Balears, según ha informado este lunes la Conselleria de Salud, coincidiendo con la celebración del Día Mundial frente a la Diabetes.

En Balears, en la actualidad, hay diagnosticados 77.523 pacientes en el sistema de salud público, según los datos obtenidos de los registros de historias clínicas de atención primaria; de estos, la mayoría (56,89 %), son hombres mientras que el 43,11 % restante son mujeres. Del grupo total, 45.888 son mayores de 65 años y 30.802 tienen entre 14 y 65 años, mientras que los 833 restantes son menores de 14 años.

La diabetes es una enfermedad crónica, frecuente, prevalente y con posibles complicaciones graves. No obstante, su diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado permiten mejorar el pronóstico y la calidad de vida de las personas que la sufren. Sin embargo, la incidencia, además, está aumentando y ya constituye una de las principales causas de morbimortalidad del mundo.

Noticias relacionadas

La causa de dicho aumento puede explicarse, en parte, por la mejora de los métodos diagnósticos y por un tratamiento más efectivo de la enfermedad, lo que ha permitido alargar la esperanza de vida de la persona con diabetes.

También porque cada vez hay más personas con factores de riesgo: obesidad, sedentarismo, dislipidemia y peores hábitos alimentarios, de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad.

La diabetes, si no se controla adecuadamente, puede provocar complicaciones microvasculares en los ojos (retinopatía, cataratas, glaucoma, ceguera), los riñones (nefropatía diabética, que puede desembocar en una insuficiencia renal crónica que requiera un tratamiento de hemodiálisis o un trasplante renal) y los nervios periféricos.

Además, las personas diabéticas tienen más probabilidades de sufrir alguna enfermedad cardiovascular o cerebrovascular (infarto de miocardio, angina de pecho, arteriopatía periférica e ictus cerebral).
Su diagnóstico precoz también es fundamental a la hora de tratar la enfermedad, puesto que su tiempo de evolución también influye en las complicaciones que puede llegar a presentar.