Imagen de un pleno del Ayuntamiento, en las instalaciones de Can Saura. | Archivo

Los presupuestos municipales para 2023 del Ayuntamiento de Ciutadella quedaron aprobados en el pleno de este jueves, a pesar de los votos contrarios emitidos por el Partido Popular y Ciudadanos. Desde la oposición reprocharon que son unas cuentas «irreales», además de «electoralistas», pues prometen inversiones para seis meses que «no han sido capaces de hacer en siete años».

Así defendía el concejal popular, Joan Benejam, su rechazo a las previsiones del equipo de gobierno, las cuales parten de una «gran trampa», al considerar como inversiones conceptos que en realidad son «gasto corriente».

Benejam afirmó que «ustedes, gracias a la ley Montoro han llegado a tener más de 21 millones en el banco, y ahora solo les quedan cinco». Un dinero del cual «lo más preocupante es que se hayan gastado 16 millones y que la gran mayoría ha sido en gasto corriente». De hecho, se preguntó «cómo pueden tener el morro de decir que este año destinarán casi 7 millones    a inversión, si en 2022 no han gastado ni 3», ya que, defendió, «solo han ejecutado el 40 por ciento» de lo presupuestado.

Noticias relacionadas

En la misma línea, Isa León, de Ciudadanos, acusó igualmente de «electoralista» al tripartido de PSM, PSOE y Unidas Podemos - Gent x Ciutadella.   

León achacó una «mala gestión de recursos», siendo «pésima» con relación a las subvenciones procedentes de otras adminstraciones y también en casos como el suministro de agua desalada, «firmando un nuevo convenio» con Abaqua que supone «pasar de 0,9 a 1,19 euros el metro cúbico». Un 26 por ciento más que acabará «pagando el ciudadano» y cuando, por otro lado, «la sal que se vierte al mar está matando mucha posidonia. ¿Están haciendo el control anual al que están obligados, en la salida del emisario?».

Desde Ciudadanos señalaron al equipo de gobierno por incluir en los presupuestos «todos los proyectos de inversiones prometidos en las elecciones», el geriátrico, la nueva escuela de música, pistas de atletismo, «para justificar sus intenciones políticas ante su electorado». Asimismo, echó en falta «uno de los grandes proyectos» como debería ser una estación de autobuses. «No sé a qué esperan», espetó León, quien también incidió en la gestión de los ‘sandach’, pagando «un importe de más de 250.000 euros de lo debido».

La salvaguarda del patrimonio y la gestión de espacios fueron otros aspectos que señaló como defectuosos la edil de Cs, quien reclamó de nuevo la ampliación del polígono industrial, así como otros proyectos anunciados, pero nunca realizados. Se refirió, en este sentido, al aparcamiento subterráneo, las bolsas de estacionamiento disuasorias o la escuela de hostelería. «Cojan la maleta como hacen en Maó, y aprieten a sus compañeros de partido que gobiernan en el Govern y en el Estado, ¿o es que no les hacen caso?», exclamó León, para empujar al equipo de gobierno a reclamar más fondos en otras administraciones.

El apunte

Gomila: «Cuando entré de concejal de Hacienda no teníamos para nóminas»

La alcaldesa, Joana Gomila, defendió su gestión al frente del Consistorio. Rechazó que no se hayan hecho inversiones, respaldando la enumeración de proyectos ejecutados estos cuatro años por valor de 13 millones de euros, que hizo el concejal de Servicios Económicos, José López.

«Dicen que no son las inversiones que necesitan los ciudadanos. Me gustaría que cogieran tapinets i eines y fueran calle por calle a decir a los vecinos que les sabe mal haber invertido en su calle», espetó Gomila, quien considera que «Ciutadella está mucho mejor de lo que estaba». De hecho, recordó que «cuando entré de concejal de Hacienda en 2009 no teníamos ni para nóminas, por la buena gestión del PP», en cuyo mandato «el Ayuntamiento tardaba un año en pagar a sus proveedores; ahora, lo máximo son 60 días».

Otro tema criticado por la oposición, la falta de una línea de bus de Ciutadella al aeropuerto, Joana Gomila aseguró que «claro que lo hemos pedido, lo que ustedes no se enteran».