La presidenta del PP Menorca, Misericordia Sugrañes

La presidenta del PP Menorca, Misericordia Sugrañes, ha acusado este sábado a los partidos de izquierda que gobiernan en la isla de «antiecologistas» por perjudicar con sus políticas al sector primario y no resolver cuestiones estratégicas como el agua y los residuos.

Sugrañes ha realizado estas declaraciones durante su intervención en la convención que el PP Balear ha celebrado en Mallorca.

«El campo agoniza, se muere, cada vez quedan menos explotaciones agrarias en funcionamiento. No hay política más antiecológica, antisocial y antieconómica que ver cómo agoniza el campo y prohibir los usos complementarios como el turístico», ha señalado.

La presidenta de los populares menorquines ha propuesto potenciar las sinergias entre el campo y el turismo para garantizar la supervivencia.

«La izquierda habla de proteger el medio ambiente, pero abandona el campo, lo fríe de prohibiciones y es incapaz de tener una política moderna en materia de recursos hídricos, residuos, energía y movilidad. Ser ecologista es gestionar el medio ambiente, no prohibirlo todo», ha añadido.

En materia de residuos, Sugrañes ha tildado de «escándalo» la gestión del tratamiento de residuos.

«Desde el PP pensamos que es técnica y económicamente viable conseguir el vertido cero en Menorca, sin necesidad de grandes inversiones, aprovechando los residuos para conseguir energía. Un paraíso natural como la isla no se puede permitir un vertedero que supone un problema por la contaminación del subsuelo, incendios incontrolados y los plásticos que llegan al mar», ha precisado.

Por otro lado, se ha mostrado preocupada por la falta de oportunidades a los jóvenes. «Menorca expulsa talento, es una isla cada vez más envejecida y pobre, sin futuro y que no progresa. Necesitamos modernizar los sectores productivos y diversificar la economía. Hay que acabar con el virus del prohibicionismo, del intervencionismo asfixiante, del infierno normativo y de la inseguridad jurídica», ha reivindicado.

Además, Sugrañes ha puesto el foco en la aprobación definitiva de la modificación del Plan Territorial Insular (PTI) y la Ley Reserva de la Biosfera.

«No crean nuevas plazas turísticas, pero lo hace tan difícil que en realidad acaban impidiéndolas, no facilitan los hoteles rurales ni agroturismos. Esperamos que el PTI se apruebe esta legislatura y cuando entremos garantizaremos el desarrollo sostenible en todos los ámbitos», ha destacado.

«También nos veremos para modificar desde el Parlament la Ley Reserva de la Biosfera, porque ha enterrado el concepto de desarrollo para centrarse en la sostenibilidad ambiental, y bajo este pretexto formular un infierno normativo, cuya conclusión es impedir el desarrollo económico e incrementar la inseguridad jurídica», ha añadido.