La presidenta compareció para valorar la temporada. | Gemma Andreu

La presidenta del Consell, Susana Mora, valoró este lunes de forma muy positiva la temporada turística de este 2022, pues «ha durado siete meses», con una «redistribución de turistas» hacia la temporada baja, gracias, fundamentalmente, a que «empezamos a tener conectividad a nivel internacional y con mercados de origen desde finales de marzo». Una valoración que, en cierto modo, compartió el Partido Popular, aunque para ser completa, hacen falta unos datos de gasto turístico por persona y día aún mayores.

En su valoración de la temporada turística durante el pleno del Consell, Mora expuso los datos obtenidos y que avanzaba «Es Diari» mismo. Es así que destacó los 100.000 turistas que visitaron la Isla en temporada media, gracias al inicio temprano de las conexiones aéreas. Y, a pesar de que todavía son julio y agosto los meses más fuertes y «debemos trabajar más», considera que «hemos logrado una desestacionalización sin precedentes», lo que ha arrojado un incremento del 8,47 por ciento en el gasto medio de cada turista.

Noticias relacionadas

Con todo, Mora insistió en que «quedan retos» por conseguir, como captar más turismo alemán y, por supuesto, consolidar esta prolongación de la temporada.

Cosas a mejorar

La consellera popular, Misericordia Sugrañes, calificó de «satisfacción» el balance por parte de su partido, aunque echó en falta que el equipo de gobierno no hubiera sido tan proactivo como lo ha sido el «esfuerzo y dinamismo de empresarios y trabajadores», que ha sido «excepcional». Además, atribuyó a Jet2.com la valentía por haber iniciado conexiones en marzo para relanzar el turismo británico, e hizo una «reflexión». Y es que, si bien «Menorca ha mejorado, aún está a la cola de Balears», ya que, según datos del Ibestat, en el conjunto del archipiélago «el gasto medio por persona y día es de 162 euros, en Mallorca son 161 euros, en Eivissa y Formentera, 178, y en Menorca 144 euros».

Incrementar esta cifra es fundamental, ya que «con más gasto en destino se genera más renta y más capacidad de redistribución del efecto turístico, con más ingresos para empresas y trabajadores», concluyó.