Més per Menorca asegura quela transferencia de competencias de transporte público de 1998 ha quedado desfasada | Gemma Andreu

El conseller autonómico de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, aseguró ayer en sede parlamentaria que está en manos del Consell de Menorca destinar más recursos económicos al transporte público por carretera y compensar de este modo el mayor gasto per cápita que en este asunto reciben los ciudadanos de Mallorca, isla en la que esta competencia es ostentada directamente por el Govern. Marí expuso que el Consell es soberano en Menorca y que, gracias al aumento de la financiación ordinaria que ha recibido en los últimos años y el próximo, tiene en su mano aumentar la partida destinada a la red regular de autobuses.

El conseller respondió así a una interpelación formulada por el diputado de Més per Menorca Josep Castells, quien recriminó a Marí que exista un «agravio comparativo» del que no puede desentenderse, «el Govern es el responsable de que haya igualdad para todos los ciudadanos de Balears, se debe encontrar la manera de solucionarlo». Castells rebatió los argumentos de Marí, vecino de Eivissa, sobre la autonomía de los consells de las islas menores, «no pueden hacerlo, no es que no quieran».

Financiación externa

Sobre el hecho que en Mallorca la inversión por habitante en transporte público multiplique por seis la de Menorca, Marí aseguró que proyectos estrella de gran coste económico se financian gracias a fondos que llegan del Gobierno central o de la Unión Europea, y animó a las instituciones insulares a moverse y actuar en el mismo sentido. Castells dijo que esto no era tan sencillo, a tenor de la mayor capacidad negociadora que tiene el Govern.

Noticias relacionadas

El diputado de Més explicó que aquella transferencia de competencias de 1998 ha quedado desfasada por nuevas necesidades y avances, «esto desnaturaliza la capacidad de decidir», a lo que Marí le respondió que los consells tienen a disposición los mecanismos establecidos para renegociar esta cuestión, «nosotros no tenemos que decir a los consells lo que deben    hacer».

El conseller defendió su visión global de las Islas, «no hemos negociado la gratuidad del transporte público solo para Mallorca», puso como ejemplo, entre otros, y expuso que demandas sobre la mesa como que los menorquines puedan disfrutar en los autobuses de Mallorca de los mismos beneficios y descuentos que los mallorquines se está demorando, en parte, porque la unificación tarifaria está a expensas de que se adjudique en Menorca el nuevo contrato público de transporte regular por carretera, como también lo está la instalación de algunos equipos informáticos de atención al cliente ya adquiridos.

Castells se mostró decepcionado por la respuesta del responsable de los transportes en la Comunidad, «el Estatut dice que no puede haber una discriminación». Instó al Govern a recalcular la asignación a esta competencia porque, afirmó, «es un problema estructural, hay una diferencia bestial en la calidad del servicio» y porque «si esto debe depender de la buena voluntad de un conseller, esto no es autonomía». También rechazó el argumento de la mayor financiación de los consells,«aumenta en la misma proporción que los recursos disponibles del Govern».