Una imagen nocturna del establecimiento, que reabirá sus puertas a finales de abril. | Josep Bagur Gomila

El Hotel Rural Morvedra Nou, en Ciutadella, cuenta desde hace unos días con nueva propiedad, después de que la familia Bendito Vivó haya traspasado el negocio a empresarios nacionales. Un cambio que se vislumbra como una apuesta de futuro, con el objetivo de lograr la apertura todo el año y reforzando las posibilidades que ofrece esta finca de 75 hectáreas.

Álvaro Sasiambarrena es, junto a otros socios, uno de los propietarios de Morvedra Nou. Un agroturismo que, desde el primer momento, encajó en lo que «llevábamos mucho tiempo buscando; algo especial, con historia». Es así que «surgió la oportunidad» de comprar el lloc y de proseguir su trayectoria «manteniendo su esencia, su nombre y su apuesta por la cocina menorquina».

Así lo expone Sasiambarrena, en nombre de estos inversores de San Sebastián que se embarcan, con esta, «en nuestra primera experiencia hotelera», aunque no será la única. «Aún está verde, pero estamos negociando la compra de un hotel a reformar, en Mallorca».

Procedentes del sector de la hostelería, los nuevos propietarios mantienen la misma plantilla que venía trabajando en este establecimiento con veinticuatro habitaciones. «Aparte de que hay una moratoria que lo impide, no pretendemos ampliarlas, es un número con el que nos sentimos cómodos», señala Sasiambarrena.

Naturaleza

«Queremos ofrecer experiencias, abrir más la finca» y «potenciar el paisajismo», porque tiene muchas zonas bonitas, para el senderismo, la bicicleta o el turismo starlight» con el que ya está distinguido el hotel. Lo que sí harán es «potenciar lo digital» para dar mayor difusión a un agroturismo con grandes posibilidades. «El objetivo es abrir todo el año, pero eso dependerá de las compañías», afirma el empresario vasco. «El clima del invierno no me preocupa, a la gente le gusta venir, pero para eso es necesario que vengan aviones y a precios correctos», concluye el miembro del nuevo equipo, que lleva dos décadas de vínculo con la Isla y que promete estar «al pie del cañón» atendiendo el hotel, desde la reapertura, a finales de abril.

El apunte

«Todos podrán seguir disfrutando del hotel durante muchos años»

Tras 24 años de gestión, la familia Bendito Vivó pone fin a su trayectoria al frente de Morvedra Nou. Lo hacen, después de transformar la finca en un alojamiento que se ha sabido adaptar «a los cambios en el sector», en lo que consideran todo un «ejemplo de generación de empleo estable y de calidad» y gracias al «compromiso de su personal».

Los ya antiguos propietarios solo tienen palabras de «agradecimiento a todas las personas que les han acompañado», desde el equipo, a clientes y proveedores, a quienes pronostican que «podrán seguir disfrutando de Morvedra Nou, muchos años». Y es que, afirman, los «nuevos propietarios continuarán con la misma ilusión y empeño con el concepto de hotel, manteniendo viva su esencia y el respeto y compromiso que Menorca merece».

La operación de compraventa ha sido posible con la mediación de Inmobiliaria Pons Morales, con lo que la familia Bendito define como una gestión de «absoluta discreción y profesionalidad».