Un operario vacía un contenedor de basura en Maó. | Gemma Andreu

Menorca es la isla balear que está más lejos de cumplir con los objetivos marcados por la legislación comunitaria en materia de reciclaje en origen -básicamente en las casas- de los residuos. Es una de las conclusiones a las que llega el Análisis del Sistema de Gestión de los Residuos Municipales en las Illes Balears, que sitúa el llamado índice de recogida selectiva -lo que se deposita en los contenedores especiales, en comparación con el total de residuos generados- en el 21 por ciento, un porcentaje muy alejado del 55 por ciento que establece la Unión Europea para el año 2025.

Según se refleja en la tercera edición de este estudio, con datos cerrados del año 2021, Menorca es la Isla que presenta los índices de recogida selectiva más bajos, dos puntos porcentuales por debajo de la media balear, tres puntos por debajo de Eivissa e incluso once puntos por debajo de los niveles de Formentera. En consecuencia es la isla que tiene ante sí el reto más importante para poder cumplir con los objetivos marcados para la Unión Europea. Para alcanzarlos en el horizonte 2025, apenas dentro de cuatro años, Menorca debe incrementar un 47 por ciento el índice de recogida selectiva, el que atañe más directamente a la ciudadanía.

Noticias relacionadas

En este sentido cabe recordar que el Consell, a través del Consorci de Residus i Energia, tiene previsto la implantación progresiva del sistema de recogida puerta a puerta, llamado a aumentar notablemente la recogida selectiva. Su puesta en marcha, no obstante, se está retrasando y el último plazo dado por la administración apunta ahora al mes de febrero. Cabe recordar que primero el arranque de este sistema de recogida que pondrá fin al anonimato de los residuos domésticos se llevará a cabo en zonas menos pobladas, la periferia y urbanizaciones, para ir avanzando hasta los cascos urbanos.

Menos residuos generados por habitante

La tercera edición de este estudio, referente al año 2021, fue presentada ayer por el conseller balear de Medio Ambiente, Miquel Mir, y el director general de Residuos, Sebastià Sansó. En él, Menorca sale mucho mejor parada en otros aspectos como en el de la generación del total de residuos municipales, con la tasa más baja de kilogramos por habitante. En el año 2021 en la Isla se produjeron 51.798 toneladas, lo que arroja una media per cápita -teniendo en cuenta la población residente y los visitantes- de 423 kilogramos, tras un incremento del doce por ciento en relación al año 2020, muy marcado por la pandemia. En Mallorca fueron 458 kilogramos, en Eivissa 594 kilogramos y en Formentera, 460 kilogramos. Menorca es con estas cifras en la mano la Isla que menos residuos genera.

El estudio, que se basa para los datos menorquines en la memoria de, año 2021 del Consorci de Residus, también recoge el resultado estadístico de la puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento en Milà, que ha permitido reducir la cantidad de residuos enviados al vertedero. El índice de reciclaje y reutilización se sitúa en la Isla en el 50 por ciento, por lo que solo debería incrementar un cinco por ciento ese volumen de reciclaje en el área de gestión para alcanzar los objetivos a más corto plazo, en el horizonte 2025. Es en este aspecto es la isla del archipiélago mejor situada.

Las claves
  1. Generación

    El estudio publicado ayer por el Govern con datos cerrados en 2021 sitúa el índice de generación de residuos per cápita (incluidos residentes y turistas) en la Isla en 423 kilogramos. En Mallorca esa tasa es de 458 kilogramos y en Eivissa se eleva hasta los 594.

  2. Separación

    En cuanto al reciclaje en origen, es decir, los residuos municipales que se recogen separadamente a través de los contenedores de colores habilitados para tal fin, en Menorca el índice de ese tipo de recogida sobre el total de residuos es del 21 por ciento, el más bajo de Balears.

  3. Tratamiento

    La puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento de residuos de Milà tiene su reflejo estadístico en el estudio, con una reducción de la cantidad de residuos que terminan en el vertedero. El índice de reciclaje y preparación para la reutilización del 50 por ciento, muy superior al que se registran en Balears.