La intervención será finalmente de un mayor calado de lo previsto inicialmente por parte de Ports de les Illes Balears

En enero está previsto que empiecen las obras de mejora del puente del puerto de Ciutadella, intervención que será de un mayor calado de lo que se había planteado inicialmente. Ports de les Illes Balears ha comprobado que su estado es peor de lo esperado, lo que obligará a una actuación más severa para garantizar la estructura. Además, en breve quedará restringido el paso de vehículos pesados, y a partir de ahora estos darán un rodeo por Es Pla de Sant Joan.

Con motivo de esta actuación se celebró este viernes en Ciutadella una reunión entre la gerente de Ports, Cristina Barahona y el concejal de Movilidad de Ciutadella, Sergi Servera, además de José Bosch y Josep Olives, de las asociaciones de Comerciantes de Restauración del Puerto y de Empresas de Transporte de Menorca, respectivamente.

El objetivo del encuentro era, una vez analizado el estado del puente, buscar alternativas para el paso de vehículos de distribución, teniendo en cuenta que en el puerto hay numerosos establecimientos y restaurantes. «Las restricciones empezarán de aquí a Navidades y después de fiestas empezarán las obras», apuntaba este viernes Barahona.

Noticias relacionadas

«El puente está peor de lo previsto y hay que reducir el paso de camiones», señalaba la gerente del ente autonómico, quien consideró que el cambio de trazado para los camiones «no afectará a las terrazas, ya que la distribución se hace a primera hora de la mañana cuando no están montadas».

La intervención podría dividirse en dos fases, aunque es una cuestión todavía está en estudio y que se presentará en unos días en «una reunión que tendremos con la Comisión Municipal de Patrimonio de Ciutadella». En cualquier caso, «las obras deberían estar acabadas antes del próximo verano», concluía Barahona.

150 años

Recordaban desde Ports que el puente de la Colàrsega de Ciutadella se construyó en 1870 y que desde entonces ha sido objeto de varias intervenciones, una de ellas en los años 80, cuando se ampliaron las aceras. Hoy, esta conexión entre los dos muelles soporta un nivel de carga superior al calculado en el momento de su diseño.