El Govern insiste en la ubicación de la Sala Augusta para el futuro Conservatorio de Menorca. | Gemma Andreu

El conseller de Educación del Govern balear, Martí March ha asegurado en sesión plenaria que las obras para convertir la Sala Augusta de Maó en el Conservatorio de Menorca se licitarán a principios de 2023, una vez se haya revisado al alza el precio de salida de la segunda licitación, que quedó desierta.

El Govern insiste así en la opción de la Sala Augusta, tras reconocer, eso sí, las dificultades existentes. La primera licitación, en la que la adjudicataria acabó renunciando, salió por 6,4 millones. La segunda, que ha quedado desierta, el importe ascendió a 8,3 millones.

March ha salido al paso de las críticas del diputado menorquín del PP, Juan Manuel Lafuente, que lo ha calificado como la «historia interminable» y ha lamentado que «tras siete años» el futuro Conservatorio siguiera igual, por culpa de optar por la ubicación «más cara, más larga y técnicamente de difícil realización».

Noticias relacionadas

El conseller de Educación destacó que esta ubicación tiene el apoyo del Consell y del Ayuntamiento de Maó. Tras criticar que en la legislatura de 2011-2015, el PP no hiciera «nada» para construir el nuevo Conservatorio, aseguró que cambiar ahora de ubicación solo «tendríamos más gasto, ya que se deberían hacer más estudios».