Los chopos de la Avinguda Menorca serán reemplazados por la especie Lagunaria patersonii. | Gemma Andreu

Poco a poco, Maó va tiñiéndose de verde con la plantación de nuevos árboles que se adecuan a las características del suelo y el clima de Menorca. Fue en el año 2015 cuando el Ayuntamiento encargó al botánico Pere Fraga un estudio con el objetivo de conocer el estado de las zonas arboladas en el municipio y elaborar un plan de gestión a largo plazo para mantenerlas en buenas condiciones. Desde entonces, van sucediéndose las actuaciones para conseguirlo.

Esta vez, el Ayuntamiento saca a licitación por cerca de 35.000 euros el contrato para sustituir los árboles que están en mal estado o envejecidos en las calles Avinguda Menorca, Vassallo, Borja Moll, parque de Ses Rodees y Antàrtida. El presupuesto está destinado, exclusivamente, al suministro, la tala y la plantación de las especies que efectuará, en un plazo máximo de 90 días desde la firma del contrato, el adjudicatario.

Los trabajos de reparación de los desperfectos causados en la acera por las raíces de los árboles existentes que deben sustituirse o por la apertura de los agujeros de plantación, así como la pavimentación de los alcorques que finalmente queden vacíos tras la retirada de algunas especies, indican desde el Consistorio, irán a cargo de la Brigada de Mantenimiento municipal. Los operarios del Ayuntamiento también serán quienes sigan las instrucciones del adjudicatario durante los 24 meses posteriores a la plantación.

Sustitución de chopos

Una de las principales actuaciones será la sustitución de los chopos, que han resultado ser una especie poco apropiada para el suelo y clima propios de la Isla. Así, en la avinguda Menorca serán reemplazados por la especie Lagunaria patersonii, mientras que en la calle Vassallo serán sustituidos por árboles de diferentes especies (Jacaranda mimosifolia, Ficus thonningii, Koelreuteria paniculata y Pistacia chinensis).

En la calle Borja Moll, así como en el parque de Ses Rodees, se plantará Koelreuteria paniculata en sustitución de los árboles que han llegado al final de su vida; mientras que en la calle Antàrtida se arrancarán diez plataneros que, si bien soportan bien el clima, provocan levantamientos de la acera por las raíces y conflictos con los vecinos por la caída de hojas.

El apunte

Ciutadella acomete la poda en 62 calles y divulga sus beneficios

El Ayuntamiento de Ciutadella inicia una campaña de poda de árboles que se alargará durante el primer trimestre de 2023. La Brigada Municipal de Jardinería asume las tareas de mantenimiento de las especies que tienen una menor altura (en general, las moreras) en varias calles del municipio, mientras que la empresa Ecoverd lleva a cabo los trabajos de poda en algunas de las vías de las urbanizaciones de Ciutadella.

En total, actuarán en unas 50 calles del núcleo urbano y en otras 12 de las urbanizaciones. Indican desde el Consistorio que solo se podarán los árboles que realmente lo necesiten por alguna razón técnica. Conflictos con la señalización vial, con el tránsito de vehículos o peatones, así como interferencias con los edificios cercanos, son algunos de los motivos.

En defensa de los árboles

El Ayuntamiento de Ciutadella ha elaborado material divulgativo para informar a los ciudadanos de los beneficios de los árboles urbanos, que «superan con creces las pocas molestias que pueden provocar puntualmente en la ciudad». En este sentido, desde el Consistorio subrayan que «limpian el aire, reducen el ruido y mejoran la salud», entre otras cosas. Asimismo, inciden en que trabajan, desde hace meses, en la reducción de los trabajos de poda para cumplir con el estándar europeo y avanzan que están centrados en escoger nuevos árboles adecuados para sembrar.