La bonificación es de hasta el 50 por ciento.

El Ayuntamiento de Sant Lluís ha recibido 48 peticiones de bonificación de hasta un 50 por ciento del IBI por la instalación de placas fotovoltaicas, después de que este año haya empezado a aplicar una bonificación del IBI a los propietarios que hayan instalado sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico.

La bonificación entró en vigor en 2022 y produce efectos desde el periodo impositivo siguiente a la solicitud, es decir, que a los propietarios que instalaron el año pasado las placas fotovoltaicas en su inmueble se les ha descontado en este ejercicio.

Las bonificaciones implican una rebaja de hasta el 50 por ciento del IBI durante los próximos cinco años, con un descuento máximo anual de 300 euros, y siempre y cuando el total de la bonificación recibida durante este periodo no supere el 30 por ciento del coste total de la instalación en el caso de estructuras solares térmicas y del 25 por ciento del total en placas solares.

Por otro lado, el Ayuntamiento también bonifica el impuesto de obras para las actuaciones que supongan la incorporación de sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar para autoconsumo. En 2022 se han bonificado 44 liquidaciones de este impuesto, por un total de 7.510 euros.