Uno de los ‘opis’ que forman parte de la campaña. | Gemma Andreu

El Ayuntamiento de Maó ha puesto en marcha por segundo año consecutivo la campaña contra el acoso escolar que lleva por título «No t’ho callis». El propósito es poner herramientas de información y ayuda al alcance del alumnado que sufra cualquier forma de bullying. La iniciativa se lanzó en 2021 a propuesta de la formación Ciudadanos.

Para esta nueva edición la regiduría de Educación del Consistorio, ha incorporado la novedad de un código QR que facilite el contacto directo mediante whatsapp con la policía tutora del municipio. Además se han vuelto a instalar carteles alusivos en objetos publicitarios iluminados con el lema señalado en diferentes puntos de la ciudad.

El Ayuntamiento, que ayer presentó la campaña, repartirá estos mismos carteles en los centros educativos de Primaria y Secundaria, Biblioteca Pública, Escuelas Municipales, Conservatorio y Polideportivo Municipal. La campaña se hará visible en las redes sociales corporativas y en la web del Ayuntamiento.

«No t’ho callis» se inició en 2022 con la intención de hacer más accesible la información sobre este problema y facilitar los contactos de ayuda de una forma directa, sencilla y rápida.

gg240123009 (4).jpg

Marisa Pons, concejal de Ciudadanos, partido impulsor de la iniciativa, recuerda que existen recursos para las víctimas de esta grave lacra social «pero muy pocas los conocen, por lo que hay que difundirlos en mayor medida y que lleguen a todos».

Recuerda la edil de la formación naranja que según los datos aportados cuando propusieron esta campaña, solo el 3,8 por ciento de quienes sufren acoso escolar hacen uso del teléfono que puso en marcha el Ministerio de Educación para asistir a quienes lo padecen (900018018). Ahora disponen de un canal de comunicación directo con la policía tutor de Maó.