La playa de Binibèquer, este lunes, seguía sin balizar un mes y medio después de que se iniciara el servicio de socorrismo | M.S.

TW
8

Las playas urbanas de Sant Lluís, Binibèquer y Punta Prima mantienen la bandera amarilla ondeada porque este lunes, día 1 de julio, ya en temporada alta, continuaban sin balizar, y por tanto, sin que se delimite la zona de baño y la que marca el lugar máximo al que pueden aproximarse las embarcaciones de recreo para salvaguardar la seguridad de los bañistas.

La empresa concesionaria, Sealand on Offshore Services SL, con sede en Tarragona, ha incumplido el último plazo en el que debía ejecutar los trabajos para los que fue contratada por el Ayuntamiento, que expiraba en último extremo el 30 de junio. La Corporación que preside Loles Tronch duda ahora sobre cuál ha de ser su reacción a la espera de que concluya la labor que se le adjudicó en todas las zonas de la costa del municipio incluidas en el contrato, por un precio de 52.060 euros.

Los trabajos de balizamiento, al fin, arrancaron este lunes en S’Algar, 47 días después de que se formalizara el documento de adjudicación el pasado 16 de mayo, aunque la adjudicación se había hecho el 24 de abril. Sealand on Offshore Services contaba con un plazo límite de 45 días para ejecutarlos desde entonces, aunque existía el convencimiento de que la empresa no lo agotaría y pondría las balizas con anterioridad.  De hecho, en uno de los últimos requerimientos del Ayuntamiento sanluisense se había comprometido a que tendría las balizas puestas en las playas el 21 de junio.

Los operarios de la empresa catalana instalaron este lunes pequeñas boyas de señalización en S’Algar pero aún no llegaron a balizar la cala, han explicado empresarios de la zona. Por delante les quedará por hacerlo en Alcalfar, Punta Prima, Son Ganxo, Binibèquer, Binibèquer Vell, Binissafúller, Binissafúller Playa y Cap d’en Font, por lo que con toda seguridad necesitará varios días para poder completarlos.

«Han empezado en S’Algar, de momento no podemos hacer nada, y cuando hayan acabado se analizará  todo y se tomarán las medidas oportunas», explicaba este lunes Pedro Tudurí, primer teniente de Alcalde y responsable de playas del municipio, «de momento no podemos avanzar nada», añadía.

Los trabajos contratados incluyen la colocación de los nuevos sistemas de balizamiento y anclajes, más respetuosos con el medio marino.

La ausencia de balizas en las playas urbanas supone un riesgo añadido para los bañistas al no estar debidamente marcada la zona de baño.