Jóvenes con maletas en la calle Major des Born de Ciutadella, en una imagen de archivo. | Josep Bagur Gomila

TW
24

El Consell de Menorca ha contratado los servicios de la empresa Talk&Code para que desde su plataforma pueda seguirse el control y la gestión de las ofertas de alquiler vacacional y detectar antes las viviendas que se publicitan de forma ilegal.

El objetivo, explica el Consell, es hacer un seguimiento de los anuncios que se publican en internet, controlando su legalidad, que tengan licencia y que actúen en las zonas autorizadas.

Esta información es captada por una tecnología especializada en recoger datos de las publicaciones, tratarlas y ponerlas de forma ordenada y georreferenciada en una plataforma, desde la que los inspectores del Consell podrán gestionar los anuncios que no se ajustan a la legalidad.

Este contrato, que le supondrá al Consell un coste de 14.950 euros, permitirá detectar mejor los anuncios ilegales y tramitar de forma más rápida y efectiva las sanciones y medidas que se deriven.

La medida se suma al incremento de la plantilla de inspectores del Servicio de Ordenación Turística que se completó el año pasado y que en estos momentos cuenta con siete inspectores turísticos para, entre otras labores, identificar la oferta ilegal de alojamiento.