El presupuesto para la ejecución de estas mejoras será de 5,6 millones de euros. | Gemma Andreu

TW
21

De cumplirse las mejores previsiones durante la primavera de 2026, la carretera general, de Maó a Alaior, en los cinco primeros kilómetros, desde la rotonda del Aeropuerto hasta Rafal Rubí, habrá culminado su reforma con una ampliación por tramos que permitirá ganar en seguridad y visibilidad con nuevas intervenciones, todas ellas se harán sobre el mismo nivel actual.

El presidente del Consell, Adolfo Vilafranca, junto al conseller de Movilidad, Juan Manuel Delgado, y el director insular de Carreteras, Ramón Verdú, han presentado este viernes el proyecto elaborado por el ingeniero Rodrigo del Pozo, supervisado por los técnicos del Consell, que contempla cuatro actuaciones principales: la reforma de la rotonda del Aeropuerto, la eliminación de los giros a la izquierda a la altura de Talatí Vell, una solución a modo de almendra para los cambios de sentido a la altura del kilómetro 4,8, y la desaparición del peligroso cambio de rasante en entre los km 5,3 y 5,7, quizás la novedad más destacada.

El presupuesto para la ejecución de estas mejoras será de 5,6 millones de euros, con un plazo de ejecución de 12 meses que podrían arrancar en la primavera del próximo año puesto que para entonces se prevé que esté licitada y adjudicada la obra después que este próximo lunes quede aprobado por el Consell Executiu.

«El propósito, desde que entramos a gobernar es hacer unas carreteras seguras, modernas y sostenibles», subrayó el presidente del Consell, tras referirse a los ocho años de paralización de la reforma proyectada por decisión del anterior equipo de gobierno, «que dejaron la carretera en el limbo y con mayor peligrosidad». Se ha trabajado siguiendo las directrices de los técnicos «que han marcado la disponibilidad de los recursos para decidir las mejores soluciones».

El proyecto determinado contempla que una calzada de 12,5 metros de ancho con dos arcenes de 2,5 metros y un camino de tierra paralelo, desde la rotonda de acceso a la carretera del Aeropuerto hasta L’Argentina por lo que se unirá al ya existente hasta Alaior. Este camino podrá ser utilizado por peatones y vehículos no motorizados y permitirá soterrar cableados eléctricos y de telefonía . Se habilitará en la zona de tres metros de dominio público junto a la calzada pero probablemente será necesario llevar a cabo algunas pequeñas expropiaciones, admitió Vilafranca.

En esencia, apuntó el conseller Delgado, «el proyecto es completamente igual que el inicial pero se han introducido mejoras técnicas.

Las claves
  1. Se centra la rotonda que da acceso hacia el Aeropuerto

    Se reforma este espacio con lo que la rotonda actual quedará centrada hasta el eje de la misma carretera general para darle más funcionalidd, seguridad y capacidad en el punto por el que transcurre antes de la llegada a Maó.

  2. Talatí , sin giro a la izquierda y nuevo cambio de sentido

    La reforma contempla cebrear el espacio central de este peligroso tramo por lo que los cambios de sentido deberán hacerse en la reformada rotonda del desvío al aeropuerto y en una almendra con cuatro carriles en el kilómetro 4,8.

  3. Terceros carriles en dos tramos en ambas direcciones

    Se construye un tercer carril de aceleración y desaceleración en dirección Maó entre el km 3,2 y el 4, y en dirección Alaior, entre el 3,5 y el 4,5. En estos tramos, por tanto, coincidirán cuatro carriles en la misma vía.

  4. Eliminación del cambio de rasante en el kilómetro 5

    Desaparece el peligroso cambio de rasante del tramo kilométrico comprendido entre el 5,3 y el 5,7 de la carretera general, que en su punto de más afectación llega a los tres metros, para ganar en visibilidad y seguridad.