Una embarcación navegando por el puerto de Maó el pasado jueves. | Gemma Andreu

TW
4

El número de matriculaciones de embarcaciones de recreo en la Isla, tanto las destinadas al uso particular como al alquiler, parece que se estabiliza e incluso va a la baja. En este sentido, resultan especialmente llamativos los datos de las embarcaciones de la lista sexta (con ánimo de lucro), que durante los seis primeros meses del año han experimentado un descenso, tanto en Maó como en Ciutadella, respecto al primer semestre del año pasado.

En concreto, a día 30 de junio se habían matriculado en Maó 68 embarcaciones, por las 116 del año pasado (-41,38 por ciento), y en Ciutadella otras 29, frente a las 36 de los seis primeros meses del 2023 (-19,44 por ciento). En el conjunto de Balears, el descenso de las matriculaciones en esta lista es del 28,03 por ciento.

Con relación a las matriculaciones de la lista séptima (sin ánimo de lucro), las cifras se mantienen estables en Maó, con un total de 121 barcas matriculadas durante los seis primeros meses del año (+2,54 por ciento), mientras han aumentado en Ciutadella, pasando de las 29 del año pasado a las 39 del primer semestre del 2024 (+34,48). En todo el Archipiélago, las matriculaciones en esta lista han aumentado un discreto 1,49 por ciento.

Barcas de otros puntos del país

Desde Capitanía Marítima advierten de que es necesario tener en cuenta que en muchos casos las barcas matriculadas son embarcaciones de otros puntos del Estado, que se matriculan en Menorca    a través del procedimiento electrónico porque es más ágil y rápido hacerlo aquí. Además, el jefe del distrito marítimo de Maó, José Luis Ortega, asegura que aproximadamente el 50 por ciento de las matriculaciones corresponden a embarcaciones nuevas, mientras que el resto responde a cambios de lista o de lugar de matriculación.

Ortega también considera lógico el descenso de las matriculaciones de la lista sexta, puesto que estas embarcaciones aumentaron de manera notable entre 2017 y 2018, a causa del ‘boom’ del alquiler de las embarcaciones sin titulación, un fenómeno que se dio exclusivamente en Menorca, y ahora van a la baja porque el mercado está saturado y la rentabilidad de este negocio ha disminuido a causa del aumento de los costes.