Relats breus

Historias de Tegucigalpa por Ángel Guirao

Valorar:

El transporte público está en auge en Menorca. Según las informaciones aparecidas en los medios de comunicación, se ha doblado el número de usuarios.

El alumno que se enamoró de la maestra de música

Miguelito era un niño muy travieso. Había cambiado varias veces de colegio porque sus padres creían que así podría mejorar su comportamiento. Pero la mejora no llegaba y se vislumbraba un futuro aún peor.
Empezó el nuevo curso y se abrió el cielo. Desde un lugar lejano llegó una nueva maestra de música de la cual Miguelito se enamoró platónicamente. Era un amor silencioso, visual. Sus padres no entendían el cambio que había tenido su hijo y lo llevaron a la consulta de los mejores médicos. Ningún galeno pudo dar con el motivo de esta nueva situación. Pasaron unos días y Miguelito decidió contar a sus padres que estaba enamorado de la nueva profesora de música. Le dijeron al niño que eso no era posible, que la maestra le llevaba muchos años, que su sueño era imposible, pero Miguelito seguía en sus trece. El niño sacó dinero de su hucha para comprar un ramo de flores que ofrecería a la maestra de música declarando su amor.
Al día siguiente, Miguelito fue al colegio con la mayor ilusión del mundo. Sonó el timbre que indicaba el principio de la clase de música, pero la nueva maestra no apareció. Los alumnos comentaban su ausencia cuando llegó el director del colegio y les comunicó la inesperada noticia: la nueva maestra de música había sido víctima de la violencia de género, la número no sé cuántos, y no volvería a pisar las aulas. Por la tarde debían acudir todos al funeral y rezar por el alma de la nueva maestra de música, el amor imposible de Miguelito.


Yo no voté para esto

Distinguido ex candidato y ahora gobernante :
Hace unos meses recibí su programa electoral en el que explicaba todas las bondades que tendríamos los que votaran su candidatura. Ahora he de decirle que me siento totalmente engañado porque "yo no voté para esto". El espectáculo que dieron ud. y sus "colegas" me pareció lamentable: un cargo para ti y otro para mí, una dedicación exclusiva a cambio de un asesor, dos años gobernarás tú y dos yo, tres años yo y un año tú; una lista interminable de directores generales, asesores, cargos de confianza y para colmo los pactos. He repasado sus propuestas electorales y la palabra "pacto" no aparecía por ningún lado. ¿Por qué? Engañando a la gente, la abstención ganará cada vez con más holgura, y a las urnas irán solamente aquellos que puedan recibir un beneficio directo, los llamados "políticos profesionales". En fin, "señor autoridad", que estoy muy decepcionado.
Para el próximo año hay previstas nuevas elecciones. Nos presentarán el paraíso terrenal y luego nos dejarán con el trasero al aire. Si no explican uds. lo que harán después de conocer los resultados de forma clara y sin ocultar nada, me parece que me quedaré en casa y formaré parte del partido abstencionista, el ganador de las elecciones. Y nada más, señor político, recuerde que "yo no voté para esto". (Un votante)


El menorquín que no usa transporte público

El transporte público está en auge en Menorca. Según las informaciones aparecidas en los medios de comunicación, se ha doblado el número de usuarios. Las autoridades anuncian la implantación de nuevas líneas y la ampliación de las existentes. Sin embargo, una nube negra aparece en el cielo y se rumorea que entre nosotros se encuentra un menorquín que no usa el transporte público.
Las fuerzas del orden han recibido consignas de la superioridad para que localicen a este individuo, indigno de vivir en una isla reserva de la biosfera y que contamina el aire isleño con su vehículo particular. Se han establecido puntos de guardia, radares de personas, perros adiestrados, registros domiciliarios, pero no han podido dar con el menorquín que no usa el transporte público. Las organizaciones ecologistas han ofrecido recompensas a las personas que den alguna pista que permita localizar a este ser vivo que quiere destrozar la vida de los insulares.
Noticias de última hora afirman que el cerco se estrecha cada vez más y que la detención parece inminente. Se comenta que le han visto en una localidad del centro de la isla y hacia allí se desplazan los vigilantes del orden. ¿Se esconderá en Mercadal? ¿Estará en Fornells? Por favor, señores lectores, presten su ayuda y podremos encontrar al menorquín que no usa el transporte público.


Don Quijote no vendrá a Menorca

El descenso del número de turistas que visitan Menorca preocupa a muchas personas, que buscan desesperadamente soluciones para invertir las estadísticas. ¿Qué podemos hacer?, se preguntan los directivos. Se enciende la bombilla : instalamos unos molinos gigantes, ecológicos eso sí, organizamos un torneo en el que participe Don Quijote, los turistas aumentarán y todos seremos más felices.
Se pone en marcha la maquinaria organizativa, se anuncia en los medios de comunicación el gran acontecimiento, Don Quijote firma el contrato y sólo resta esperar la fecha fijada. Entonces surgen los problemas. Los que mandan políticamente dicen que no y que no, que la isla es reserva de la biosfera, que se destrozará paisaje natural y por tanto no darán los permisos para construir parques eólicos.
El gozo en un pozo, Don Quijote no vendrá a Menorca. Vuelven los temores, los malos augurios, el negro porvenir. ¿Vendrán turistas a Menorca  los próximos años o nos quedaremos a dos velas? Por si vienen mal dadas, se ha organizado un viaje para el próximo puente, visitando Castilla-La Mancha y ver los molinos, que allí sí que hay, pedir disculpas al ingenioso hidalgo porque, de momento, Don Quijote no vendrá a Menorca.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.