Sucesos

El rastro del violento temporal

|

Valorar:
preload
Numerosas embarcaciones se vieron afectadas por el temporal

Numerosas embarcaciones se vieron afectadas por el temporal

01-10-2015 | Javier Coll
Numerosas embarcaciones se vieron afectadas por el temporalImagen de una barca destrozada en la costa de Llevant

Menorca ha sido la diana de una profunda línea de tormentas que en las últimas 24 horas ha provocado centenares de incidentes entre el miércoles y la madrugada del jueves. La acción combinada de unas lluvias torrenciales que dejaron hasta 152 litros por metro cuadrado en Ferreries y un viento casi huracanado con rachas de 118 kilómetros por hora en Es Mercadal arrancaron árboles, destrozaron mobiliario urbano, arrastraron terrazas y provocaron daños en vehículos a lo largo de toda la Isla.

La fuerza del temporal superó las previsiones que habían activado la alerta por lluvia, viento y fenómenos costeros en Menorca. En el mar, olas de entre 4 y 6 metros de altura volcaron embarcaciones en Cala Galdana o Es Grau, al tiempo que provocaron el rescate en una situación extrema de un bote con cinco personas que navegaba a 50 millas al noreste de Maó.

En Ciutadella la Policía Local no dio abasto para atender los 53 avisos que llegó a recibir, mientras que los bomberos tuvieron 35 salidas, la mayoría por la caída de árboles localizada principalmente en la Contramurada, el Passeig de Sant Nicolau y algunas urbanizaciones. Hubo que cerrar la Contramurada, así como calles en Son Xoriguer, Cala Blanca y Son Carrió, las carreteras Ferreries-Es Migjorn, Ferreries-Cala Galdana y el acceso a Fornells, así como algunos tramos del Camí de Tramuntana de Es Mercadal.

En Maó las intervenciones se acercaron al medio centenar. El aspecto que presentaban enclaves como La Miranda, el parque de Es Freginal o la Explanada era dantesco por la cantidad de árboles caídos, muchos de ellos de gran tamaño, que obligaron a acordonar numerosas zonas. La Vía de Ronda, entre el colegio Mare de Déu del Carme y el cementario, fue cortada al tráfico a primera hora por un desprendimiento del tejado del supermercado Eroski. Mientras, los niños que acudían a clase en Vives Llull tenían que sortear los troncos caídos sobre la acera.

En Alaior la peor parte se la llevó Son Bou, donde dos de los tres chiringuitos de la playa vieron como el viento les arrancaba el tejado de madera. La tormenta también provocó una nueva inundación en el sótano del aparthotel Las Arenas de Torre-Solí, donde se llegó a acumular medio metro de agua. En este mismo complejo una pared cedió por las lluvias el pasado 3 de septiembre. Las intervenciones policiales por la caída de árboles se centraron en la zona del polideportivo y el IES Josep Miquel Guàrdia.

En Ferreries se registraron una veintena de intervenciones de la Policía Local. La más grave afectó a la nueva fábrica de Calzados Ría en el polígono, donde el viento arrancó la puerta de entrada y permitió la entrada de agua que provocó daños en la maquinaria y el material almacenado. También se vio afectada la nave municipal y se produjeron inundaciones en cuatro viviendas. En cuanto a las zonas rurales del municipio, el vivero de árboles que gestiona Caritas en el Barranc d'Algendar sufrió serios daños y aparecieron enderrossalls en los caminos de Sant Pere y la Marcona.

En Sant Lluís agentes y bomberos se tuvieron que emplear a fondo para restablecer la normalidad, si bien no hubo que lamentar ningún incidente de gravedad. La mayoría de actuaciones fueron provocadas por la caída de árboles y ramas, así como desperfectos en el mobiliario urbano, cableado eléctrico y telefónico. Del mismo modo, algunas viviendas sufrieron daños en tejados, ventanas y cristales.

En Es Castell, como en el resto de municipios, las principales incidencias fueron provocadas por la caída de árboles, especialmente en la Explanada y el Carrer des Port. Un vehículo sufrió daños por la caída de una rama. Farolas, contenedores de basuras, ventanas y tejados también sucumbieron a la fuerza del viento.

En Es Mercadal, donde se registraron las rachas de viento más intensas, también se multiplicaron las intervenciones de los cuerpos de seguridad por la caída de árboles, contenedores, vallas e inundaciones, alguna de las cuales afectó al funcionamiento de ascensores.

En Es Migjorn Gran, por último, fue necesaria la intervención de los técnicos del Ibanat ante la caída de ramas desgajadas sobre las carreteras que unen este núcleo con Ferreries y Es Mercadal, así como una actuación en el entorno de los emblemáticos Pins de Biniatzem. Se registraron inundaciones en sótanos del núcleo urbano y algunos de los árboles caídos en la urbanización de Sant Tomàs llegaron a caer sobre apartamentos, aunque sin provocar daños personales.

Aunque el temporal fue remitiendo durante la jornada del jueves, la Agencia Estatat de Meteorología mantendrá activada hasta la mañana de este viernes la alerta amarilla por fenómenos costeros, con olas que pueden ser de tres a cuatro metros en el litoral menorquín.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Roberto
Hace más de 3 año

... y Fornells, destrozo en Ses Salines y veleros llevados por el temporal hasta las salinas....

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1