Sucesos

Juzgan a un pirómano que quemó dos contenedores y dos vehículos

Tenía las facultades mermadas cuando actuó en Ciutadella, en mayo de 2014

|

Valorar:
preload
El incendio tuvo lugar en la plaza de la Pau, en Ciutadella

El incendio tuvo lugar en la plaza de la Pau, en Ciutadella

03-03-2015

Tres años de internamiento en un centro psiquiátrico para someterse a un tratamiento médico es la condena que solicita el Ministerio Fiscal para un hombre, de unos 40 años de edad, que en mayo de hace dos años prendió fuego a dos contenedores de residuos y a dos vehículos, que se encontraban estacionados en la Plaza de la Pau, en Ciutadella.

El fuego se inició en uno de los recipientes y en uno de los dos automóviles aparcados, muy próximos unos a otros, y se propagó hacia ellos hasta que pudo ser sofocado por una dotación de bomberos del parque de Ciutadella.

El hecho delictivo se produjo sobre las 23 horas del 16 de mayo de 2014. El presunto pirómano, menorquín, que posee antecedentes penales no computables en este caso a efectos de reincidencia, perpetró el atentado utilizando dos botellas de cristal impregnadas en gasolina, lo que se conoce como cóctel molotov. El hombre prendió fuego a ambas botellas y a continuación arrojó una de ellas a uno de los contenedores de residuos y la otra al vehículo Opel Corsa originándose rápidamente el incendio.

El fiscal ha tenido en cuenta el brote psicótico que el acusado presentaba en el momento de los hechos, como consecuencia de una esquizofrenia paranoide. Por este motivo sus capacidades mentales estaban alteradas. Este eximente de anomalía o alteración psíquica no modifica el delito que está calificado de «daños mediante incendio» y conlleva una pena de prisión. El inculpado, no obstante, de ser declarado culpable tendrá que indemnizar a los tres perjudicados, en este caso, el Consorcio de Residuos Urbanos y Energía, propietario de los contenedores valorados en 788 euros, y a los de los dos vehículos afectados por las llamas. Los desperfectos en el Opel Corsa ascendieron a 590 euros, mientras que los del otro, una furgoneta Iveco, no han sido tasados pericialmente por lo que deberá determinar su importe la sentencia, conforme al informe de valoración y las pruebas recabadas durante la instrucción.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Manumenroca
Hace más de 3 año

Eso no es un pirómano, es una persona que le gusta quemar cosas! Esto es culpa de la iglesia católica, cuanto daño ha hecho la religión!

Valoración:-13menosmas

Juan
Hace más de 3 año

A canariiiiii ja es hora de que paguis i visquis des crancs peluts i des curnets

Valoración:9menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1