El plan ideal contra la inquilina morosa

|

Valorar:
preload
Yanes, en su apartamento de Punta Prima, con una bufanda del CD Tenerife

Yanes, en su apartamento de Punta Prima, con una bufanda del CD Tenerife.

28-02-2018 | JCY

Segundo jefe de cocina del Insotel Sant Lluís de Punta Prima, Juan Carlos Yanes Paniagua, de Tenerife, había cambiado de archipiélago hace 16 años, los últimos cuatro ya como residente fijo en la misma urbanización para dar estabilidad escolar a sus dos hijos de 7 y 9 años y a su esposa que trabaja en el mismo hotel. Sin embargo la odisea que ha tenido que pasar para idear y ejecutar el plan perfecto que le ha permitido recuperar su casa de Tenerife, alquilada a una inquilina morosa, le ha hecho tomar la decisión de regresar a Canarias con su familia cuando acabe la próxima temporada. «Aunque somos felices en Menorca no quiero volver a alquilar mi casa nunca más», indica a «Es Diari».

Este cocinero de 44 años, que jamás ha tenido un problema con su casero de Punta Prima, se ha visto obligado a «okupar» su propia casa para desalojar a la mujer que llevaba un año sin pagarle el alquiler de 540 euros ni los gastos. No solo eso, sino que realquilaba tres habitaciones de la casa adosada en el pueblo de Granadilla de Abona, al sur de Tenerife, y se anunciaba en la misma dirección como masajista tántrica y erótica, «y eso sí que ya ha sido insoportable al ver la dirección de mi casa en anuncios de masajes con final feliz», dice.

«Todo ha sido surrealista pero con la ayuda de mi familia ahora vuelvo a tener mi casa», relata Juan Carlos desde Tenerife. Tras dejar de responder a sus mensajes por los impagos, la mujer hizo caso omiso al laudo, con efectos de sentencia firme que le obligaba a abandonar la casa, determinado por un mediador de la Asociación Europea de Mediación y Arbitraje, a la que recurrió el propietario como contemplaba el contrato.

Hipoteca, alquiler de 600 euros en el apartamento de Punta Prima en el que reside, más los gastos impagados de la vivienda de Tenerife, Yanes decidió poner fin al agravio e ideó un plan para «okupar» su casa sin emplear fuerza porque, dice, va contra sus principios.

Sabedor de que la mujer realquilaba habitaciones -incluso había convertido el garaje en un cuarto más-, el tío de Juan Carlos simuló ser un trabajador recién llegado a Tenerife que buscaba una habitación para hospedarse. Merodeó por la casa, vio salir a una de las realquiladas que le puso en contacto con la falsa propietaria. Quedó con ella y logró que le rentara una habitación de la casa previo pago de 300 euros. El plan marchaba según lo previsto. El supuesto inquilino se instaló en el cuarto y convivió en los espacios comunes con una pareja italiana y una mujer alemana alojados en las otras habitaciones. «Mi inquilina, al parecer, ni siquiera vivía en mi casa, la había convertido en su negocio realquilándola y para dar masajes», explica.

Solo un día después el plan quedó ejecutado. Juan Carlos voló de Menorca a Tenerife y, junto a su hermano, Rayco, aguardaron fuera de la casa a que su tío les dijera que podían entrar porque no había nadie en ella. El hermano había practicado previamente cómo cambiar una cerradura y sustituyó la existente por una nueva en pocos minutos.

Un rato después llegó la inquilina, Mara Gámez, quien puso el grito en el cielo diciendo que había sido desahuciada. Llamó a la Guardia Civil argumentando que había dejado de pagar la renta porque se había gastado 20.000 euros en arreglar la azotea. Los agentes se personaron en la casa más tarde pero tras escuchar la versión documentada de Juan Carlos, concluyeron que no podían echar de la casa a su auténtico propietario.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Antonio
Hace un año

Enhorabuena por recuperar su casa, un plan ejemplar que a muchos ya nos gustaría

Valoración:menosmas

TURandot
Hace un año

Enhorabuena por el ingenio para desahuciar a gentuza de su casa. No veo a nadie de la PAH apoyando a este señor que es un currante y ese dinero no percibido se lo tuvo que quitar y apretarse el cinturón. Esa es la razón del problema de precios de la vivienda. Una persona más que la tendrá cerrada y a menos ofertas, precios más altos y a más riesgo, también. De cajón de madera de pino. En los paises serios en un mes de impago, va la,policía y los echa. Vaya tipa que ha robado a un currante honrado.

Valoración:8menosmas

Stop feixisme!
Hace un año

Ses preses polítiques de Catalunya no vos semblen una injustícia. Només defensau sa justicia quan vos agrada. Així vos va...

Valoración:-13menosmas

J. Antonio
Hace un año

Por culpa de gentuza los propietarios no se atreven a sacar al mercado de alquiler sus propiedades, al haber poca oferta la demanda se dispara, siempre pagamos las personas honradas sean inquilinos o propietarios

Valoración:9menosmas

Perico
Hace un año

Muy bien... Ahora hace falta un ingenio más para cómo cobrarle a la morosa lo adeudado y castigo por abuso. Sugerencias, por favor.

Valoración:22menosmas

Luis
Hace un año

Pues es suerte, un año sólo! Mi piso de allí, lleva tres años y aún, la justicia casi le dará, la razón. Y le dejará vivir tres años, ++++!

Valoración:50menosmas

K-bildu
Hace un año

Molt ben fet!!!

Valoración:67menosmas

bibalalei
Hace un año

Confiemos que a este señor, que es una víctima, no lo acusen de coacciones o realización arbitraria del propio derecho o de cualquier chorrada de estas.

Valoración:83menosmas

Juanjo
Hace un año

Felicidades al propietario!!! Una lástima tener que llegar a este extremo para conseguir lo que ya era suyo desde um principio, SU CASA.

Valoración:103menosmas

jos
Hace un año

la justicia hace bien poco contra estos abusos de inquilinos y okupas , cuando deberian intervenir inmediatamente,ni siquiera la administracion local ni autononica,apoyan a los verdaderos propietarios, pues que empiecen por ahi los del Govern y dejen legalizar a los autenticos propietarios honrados

Valoración:73menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2