Juicio por vender 5 ‘teles’ robadas en Cala Galdana

|

Valorar:
El robo se perpetró en el hotel que está entre Cala Galdana y Serpentona

El robo se perpetró en el hotel que está entre Cala Galdana y Serpentona

La Policía Nacional le detuvo el 9 de diciembre de 2016 como presunto autor del robo de 13 televisores y tres teléfonos móviles que estaban en un almacén del hotel Ilunion, entre Cala Galdona y Serpentona, apenas una semana antes. Sin embargo, el joven de 22 años declararía ante el juez que él no era el responsable del robo aunque sí tuvo que admitir que había vendido cinco de estos aparatos en una tienda de Palma, ya que la venta había sido descubierta por la Policía Judicial.

El acusado será juzgado este próximo lunes en Ciutadella por un delito de receptación ya que no ha quedado probado que fuera él quien cometiera el robo. Las pesquisas policiales así lo hacían suponer puesto que el detenido está emparentado con uno de los empleados del hotel, guarda de seguridad, que en esa época se encontraba cerrado aunque se estaban realizando obras de mejora en su interior.

La valoración conjunta del material robado ronda los 4.000 euros. La sustracción se produjo entre el 25 y el 28 de noviembre de 2016, que fue cuando el guarda de seguridad dio cuenta a la Comisaría de Policía de Ciutadella. Ya entonces tanto el propio denunciante como los agentes concluyeron que el delito lo tenía que haber cometido alguna persona que conocía la ubicación de los electrodomésticos sustraídos ya que no se causaron desperfectos para llegar hasta ellos ni se violentaron otros apartamentos del complejo.

La investigación se aceleró con la intervención de la Policía Judicial de Palma que encontró cinco televisores robados en una tienda de venta de electrodomésticos de segunda mano en la capital balear. Los agentes comprobaron quién era el hombre que había realizado la venta en Palma y descubrieron que se trataba del familiar del vigilante al que citaron en la Comisaría y le detuvieron. El hombre se había trasladado a Palma, vía marítima con un automóvil, para realizar la venta y obtener un beneficio.

El fiscal le pide una condena de un año y seis meses de prisión por el delito de receptación y el pago de 1.665 euros al titular del establecimiento hotelero.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.