El crimen del jacuzzi

Citan a declarar a tres allegados a la víctima del crimen del jacuzzi

|

Valorar:
preload
Detienen a un hombre por la muerte de su mujer en un jacuzzi de Ciutadella en 2018.

Una ambulancia y dos coches de la Policía Local al amanecer del día del suceso frente al lugar donde ocurrió.

28-11-2019Archivo

La juez del Juzgado 2 de Ciutadella, María Belén Velázquez, ha citado a declarar la próxima semana a diez personas relacionadas de alguna forma con el denominado crimen del jacuzzi, ocurrido el 18 de junio de 2018, en una nave del Polígono Industrial de Ciutadella.

Allí, ahogada en un jacuzzi de plástico murió Elizabeth Pimentel Montilla, venezolana de 36 años, tras una noche de consumo de drogas y alcohol junto a su marido, Eduardo Enrique E.R., en prisión desde hace justamente dos meses, acusado de haberla asesinado con premeditación.

La titular del Juzgado ha citado a dos mujeres que fueron vecinas de la pareja en dos domicilios en los que habían vivido. Una de ellas, en el casco urbano de Ciutadella, recibió a Elizabeth en otra ocasión anterior, al parecer, después de que el marido le hubiese propinado una paliza y buscaba alejarse de él. La otra mujer que prestará declaración era la vecina que ocupaba un pequeño apartamento situado en la parte superior de la nave donde vivía la pareja cuando ocurrieron los hechos. Está fuera de duda la ascendencia que tenía el marido sobre la mujer puesto que pese a las agresiones que le propinó durante la relación, tanto físicas como sexuales, ella siempre volvió a su lado. En una ocasión, en Barcelona, tras una de esas agresiones tuvo que ser intervenida de urgencia, mientras que en Menorca, tras otra paliza en 2013 pasó cuatro meses en el piso de acogida del Consell Insular para mujeres maltratadas.

La declaración testifical de personas allegadas a la pareja la completará el lunes un hombre, residente en Maó, que conocía a los cónyuges.

El martes pasarán por el juzgado para declarar los 7 policías locales que estaban en el servicio nocturno y acudieron al lugar del suceso aquella madrugada del 18 de junio. Todos los nuevamente citados ya prestaron declaración en su día, por lo que se trata de una ratificación de esos testimonios.

El fundamental de la amiga venezolana de la pareja que estaba aquel día con ellos en la nave de la calle Bijuters sigue pendiente de que sea localizada en Venezuela. La acusación de asesinato con alevosía formulada por la Policía y suscrita por el Ministerio Fiscal se basa, fundamentalmente, en el contenido de la grabación de un móvil de la víctima en el que se escucharía al marido diciéndole a la amiga que la deje morir cuando su mujer, al parecer, ya estaba agonizando en el jacuzzi después de haber consumido droga MDMA y alcohol.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.