Lugar donde se registró el accidente el sábado por la tarde | Javier Coll

22

Un turismo Opel Zafira invadió el carril contrario cuando procedente de Es Castell circulaba en sentido Maó, dañó un vehículo Nissa Note que iba en sentido contrario, y se dio a la fuga. Un agente de la Guardia Civil que estaba en el lugar del incidente y presenció lo ocurrido persiguió el vehículo infractor hasta darle alcance en el puerto de Maó a la altura del Club Marítimo.

El agente se identificó ante el infractor, de nacionalidad española y 48 años de edad, y le conminó a volver al lugar de autos, donde la Policía Local de Maó, que había sido advertida de lo sucedido, se encargó de instruir las correspondientes diligencias y de someter al conductor al alcoholímetro.

El resultado de la prueba fue de 0,78 por ciento de alcohol en la sangre, lo que significa que triplicaba el mínimo legalmente permitido.

El suceso ocurrió el sábado sobre las cuatro y media de la tarde a la altura de la conexión entre la carretera de Cala Figuera y la Maó-Es Castell. La maniobra del segundo vehículo por evitar el impacto resultó inútil, ya que la pérdida de control del primero había sido repentina y aparatosa, según testigos del accidente.

No hubo heridos por ninguna de las dos partes, solo daños materiales y la responsabilidad contraida por el infractor.