El barco, fondeado ayer fuera del puerto. | Joan Juanico

7

La Guardia Civil obligó ayer al capitán de la fragata rusa «Shtandart» a salir del puerto antiguo de Ciutadella en el que había atracado, en cumplimiento de la orden que prohíbe la entrada de barcos en los puertos de Balears desde el día 19.

La fragata, dedicada a ayudar a la gente joven que la tripula ya había visitado el puerto de Ciutadella en enero y febrero. Ports IB ha explicado que el capitán había remitido un mail al Nàutic de Ciutadella el lunes por la noche solicitando permiso para atracar. Aseguró no haber recibido respuesta por lo que decidió entrar a las 6 de la mañana y amarrar en una zona libre.

Un marinero dio aviso a la Guardia Civil que acudió para informar al capitán sobre la prohibición vigente obligando al barco a salir del puerto. Uno de los pasajeros pudo salir a comprar medicamentos antes de abandonar la rada para fondear en la zona 1 donde también está prohibido hacerlo. El práctico de Ports IB se desplazó hasta el barco para indicarle que no podía permanecer allí, por lo que la fragata acabó haciéndose a la mar.