El acusado, en los instantes previos al inicio del juicio, ayer en la Audiencia.    | ALEJANDRO SEPULVEDA

7

La primera de las cuatro jornadas del juicio a un hombre menorquín de 43 años, acusado de abusar sexualmente de su hijo menor sirvió para que este negara la acusación por la que el fiscal, Rafael Guerra, le pide 12 años de cárcel, y para que la madre admitiera que no podía creerse la existencia de los abusos cuando el Consell la informó de los indicios.

El juicio se inició ayer en la sección primera de la Audiencia y continuará hasta el jueves.

Antes del comienzo, en las cuestiones previas, el tribunal había estimado la petición del fiscal y de los abogados de la acusación para que se aplicara la Ley 8/2021 que daba por buena la declaración del menor cuatro años atrás evitando que tuviera que volver a hacerlo en el juicio. El tribunal visionó entonces el testimonio del niño cuando contaba con 8 años de edad y explicaba lo que había vivido.

Noticias relacionadas

Cuando el acusado fue cuestionado por la declaración de su hijo en 2017, indicando que su padre le hizo practicarle felaciones en cinco ocasiones, el hombre señaló que el testimonio del menor había estado influenciado por las psicólogas del Servicio Insular de Menores y Familia, del Consell que también declararon ayer.

El comportamiento sexual del niño con compañeros en un campamento de verano fue el detonante para que interviniera la institución insular.

Para hoy está prevista, entre otras, la declaración de la abuela materna del menor y de la presidenta del Consell, Susana Mora, a quien ha citado la defensa del acusado, como máxima responsable de la institución a la que pertenece el Servicio de Menores.

El Fiscal le pide 12 años de prisión y 50.000 euros de indemnización al menor. El Consell, que también está personado en la acusación, 75.000 € y la acusación particular, 150.000 euros.