Comisaría de la Policía Nacional en Maó | Gemma Andreu

Una persona ha sido detenida en Maó en el marco de una operación de las policías española y turca contra una red que distribuía pasaportes falsos para favorecer la inmigración irregular. En total han sido arrestados 90 colaboradores de esta organización.

El grupo captaba los clientes a través de redes sociales en España, una vez que recibían la mitad del pago del documento, lo fabricaban en Estambul y el resto del pago era abonado antes de su envío, en un plazo de siete días.

Ofrecían distintos documentos; pasaportes por 1.000 euros, permisos de residencia por 750 euros, visados Schengen por 500 euros y permisos de circulación por 350 euros, por lo que se estiman unos beneficios para la organización superiores a 1.000.000 de euros.

Las detenciones se han producido en 26 provincias españolas, entre ellas Menorca, y se les imputan los delitos por pertenencia a organización criminal, falsedad documental, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, usurpación de estado civil y contra la seguridad del tráfico.

Así captaban a los clientes

Según informa la Policía Nacional, la organización criminal se ofertaba a través de redes sociales donde publicitaban videos exhibiendo documentos falsos para transitar por territorio Schengen y de este modo captar clientes interesados.

La organización criminal estaba integrada por miembros que se dividían en dos ramas de actividades delictivas: la primera tenía funciones de recepción y cobro de dinero a los clientes en España, en su mayoría de origen sirio, aunque también de Argelia, Uzbekistán, Líbano, Turkmenistán, Egipto, Libia, Irak, Azerbaiyán y Marruecos.

La segunda se encargaba del envío de documentos falsos a España, compuesta por personas de nacionalidad Siria y que operaban desde su centro de fabricación de documentos falsos en Estambul. Por lo que ha habido constante intercambio de información y diversas reuniones con la policía turca.

Un millón de euros de beneficio

Los agentes estiman que han conseguido introducir en nuestro país más de 700 paquetes con documentación falsa por lo que, la organización podría haber generado beneficios superiores al millón de euros.

En la operación policial se han intervenido 71 documentos falsos, entre los que se encontraban documentos de identidad, pasaportes, carnés de conducir y permisos de residencia de España (26), Francia (9), Italia (8), Bélgica (9), Alemania (1), Hungría (10), Países Bajos (1), Suiza (1), Bulgaria (3), Marruecos (2) y Argelia (1).