El Juzgado de Violencia de Género corresponde al número 1 de Instrucción, en Maó. | Gemma Andreu

El trabajo se ha disparado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Maó, encargado además de los asuntos de violencia de género en este último trimestre. Han sido 88 los detenidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a causa de las denuncias relacionadas con los diferentes tipos de maltrato que han acabado declarando ante el titular del órgano judicial, Daniel García del Mar.

La cifra de arrestados supone que en este tercer trimestre del año solo en el juzgado exclusivo de los asuntos de maltrato que existe en la Isla se ha tenido que abordar, prácticamente, una persona arrestada al día. La cifra contrasta con las del primer y segundo trimestre del año en curso, cuando se quedaron en 37 y 49 detenidos, respectivamente, los que pasaron por la sede especialista en estos delitos.

El aumento poblacional en verano justifica, en gran parte, el del número de detenciones pero, al mismo tiempo, viene a consolidar la tendencia claramente alcista en esta lacra social, considerando que no todas las denuncias que se reciben tanto en sedes judiciales como en Policía Nacional o Guardia Civil acaban en arrestos del maltratador.

A lo largo de este tercer trimestre se han producido muchas detenciones de turistas europeos. El caso más violento fue el de un francés de 33 años que agredió a su pareja a la que fracturó el tabique nasal en un local de Son Bou a mediados de septiembre.El Juzgado de Violencia de Género pasó las diligencias a Francia donde la mujer ha mantenido la denuncia para que sea juzgado por un maltrato que era continuado en su país. Aquí fue condenado en un juicio rápido pero no ingresó en prisión.

En todo el año 2021, por ejemplo, la estadística del Consejo General del Poder Judicial refleja que fueron 312 los asuntos ingresados por maltrato en los dos partidos judiciales de la Isla, Maó y Ciutadella, por lo que la cifra también incluye las denuncias recogidas en los juzgados de instrucción y no solo en el exclusivo de violencia de género. La cifra se incrementará con toda seguridad al término del presente ejercicio.

La reincidencia, en muchos casos, por incumplimiento de las órdenes de alejamiento, es una de las causas más repetidas en las detenciones de los presuntos maltratadores.

Sumados todos los juicios rápidos en el Juzgado de Instrucción número 1 de Maó, encargado de los casos de violencia de género, son ya 206 los que se han realizado en lo que llevamos de año, la mayoría de ellos por asuntos relacionados con el maltrato. Los juicios rápidos es el método de resolución más práctica que realiza el juez para dar una solución a la denuncia en una semana, que suele concluir con una orden de protección a la víctima tras la conformidad con el acusado. En caso contrario el asunto pasa directamente al Juzgado Penal donde el acuerdo ya puede resultar más complicado.

No es de extrañar, por tanto, que ante tantas denuncias por violencia de género las fuerzas policiales controlen en lo que va de este año 2022, un total de 142 casos activos de peligro potencial, esto es, de órdenes de alejamiento para proteger a las víctimas.

El apunte

«Hay más denuncias porque hay más sensibilidad social»

«Posiblemente hay más denuncias porque hay más sensibilidad social», explica el juez del Juzgado de Violencia de Género, Daniel García del Mar, quien trata a diario con los casos que llegan a su despacho. Ahora ya no es solo que la víctima esté más convencida de que debe denunciar el maltrato porque el sistema puede protegerla «sino que hay casos en los que la denuncia la pone un vecino o alguien que ha presenciado e episodio de agresión física o verbal», relata García del Mar. En todo caso, admite que por muchas campañas que se realizan a todos los niveles «el problema no se controla, no disminuye, aunque muchos casos de los que abordamos son por reincidencias».